¿Necesitas un cambio de vida? ➔ 10 claves que a mí me ayudaron | El blog de Javier Iriondo
cambio de vida

¿Necesitas un cambio de vida? ➔ 10 claves que a mí me ayudaron

Puedes cambiar de ciudad, de aspecto, de trabajo, de pareja, puedes huir del mundo, pero todo volverá a ser como antes y la historia se repetirá como si te persiguiese el destino. Todos esos cambios son externos, y, por tanto, temporales, porque para que un cambio de vida sea real y duradero tiene que ser interno.

Si  sinceramente estás satisfecho con tu vida, eso es un verdadero regalo, así que tengo que darte mi más sincera enhorabuena. Sin embargo, por desgracia, no son muchas las personas que están en esa situación, y abundan muchas más que están buscando respuestas, que están buscando la manera mejorar, de cómo cambiar de vida.

1. El cambio es lo único constante en la vida

 

El mundo ha cambiado y sigue cambiando; es inevitable y lo único constante en la vida, por lo que nosotros no podemos dejar de hacerlo, como tampoco de aprender y crecer. Por eso debemos abrazar el cambio como la oportunidad de mejorar y progresar en nuestra vida, aunque nos hayan educado para todo lo contrario: para la seguridad, para una vida más rutinaria, estable y previsible. Pero ya no vivimos en ese mundo: vivimos en la era de la incertidumbre y el cambio constante.

“Tenemos que estar dispuesto a dejar ir a la vida que habíamos planeado,  para crear la vida que nos está esperando”. (Joseph Campbell)

Estar dispuestos a ello, aunque nos de miedo el cambio, es el primer paso para dar un un gran paso hacia adelante en nuestra vida. El cambio a veces llega por decisión propia. Otras, por obligación. Pero a veces nada cambia hasta que el dolor de permanecer en el mismo lugar es mayor que el miedo en si. Así que cuanto antes tomes la decisión que temes, esa decisión que a lo mejor hace tiempo estás aplazando, antes te pondrás en marcha en dirección a la vida con la que sueñas. De lo contrario, dentro de un año desearás haber comenzado HOY.

2. Cambia tu vida, sí, pero empieza el proceso en tu mente

 

El verdadero cambio (el duradero) nace en nuestra mente; llega cuando cambiamos la percepción que tenemos de nosotros mismos, cuando comenzamos a cambiar la idea preconcebida sobre el qué y el cómo somos, con nuestros defectos y nuestras virtudes, con nuestras debilidades y nuestras fortalezas. Cambiamos cuando aprendemos y evolucionamos, porque es ahí cuando rompemos viejas creencias que nos limitan y expandimos nuestra identidad.

Así que si realmente quieres mejorar y cambiar, vas a tener que dar un paso al frente, tomar decisiones y asumir nuevas responsabilidades. Deberás cambiar hábitos y comportamientos, aprender, evolucionar y pagar el inevitable peaje del precio del esfuerzo.

 

 

Aunque si ante esto respondes ¡¡¡Sí, pero no es fácil!!!, lo siento pero no tengo más remedio que darte la razón: probablemente con esa afirmación tú mismo te sentencias a quedarte donde estás ahora.

3. Quiero cambiar mi vida, pero ¡no es fácil!

 

Desde luego que esas palabras nunca han salido, ni saldrán de mi boca. Si quieres que alguien te diga que es fácil, que todo es genial, que no vas a tener que sacrificarte, que todo es positivo y maravilloso, que tan sólo sonríe y sé feliz, que no te preocupes por nada, que por algunas misteriosas leyes del universo que desconozco todo va a llegar a tu vida sin esfuerzo, lo siento pero vas a tener que buscar a otro que te prometa eso.

Lo digo porque últimamente veo infinidad de “expertos”  que trivializan todo con recetas mágicas; trivializan el dolor y el sufrimiento, donde la comprensión y la empatía brillan por su ausencia, prostituyendo la palabra felicidad, como algo fácil y casi obligatorio. Así que lo siento si decepciono a muchos con estas palabras, pero esa no ha sido mi experiencia, ni conozco ese secreto.

3.1 Algunas historias de personas que cambiaron su vida

3.1 Algunas historias de personas que cambiaron su vida

Supongo que por eso muchísimas personas me han confirmado que han llorado con mis libros, porque se han sentido identificadas y emocionadas con esas historias de superación y de cambio tras caer a lo más profundo; historias basadas en hechos reales como la vida misma, porque cuando alguien realmente te importa de verdad, hay que tener la valentía de decirle lo que realmente necesita escuchar, y no solo lo que quiere oír. Esa es la manera de ayudarle (aunque duela), y si de alguna forma esto duele, pido disculpas -como dice el genial título de una canción de Leiva- por este “sincericidio”.

Así que no es fácil y todo lo que merece la pena cuesta, pero sí es posible ese cambio de vida que buscas. Siempre se puede cambiar, mejorar y progresar y sí, hay que pagar el precio del esfuerzo y del sacrificio. Pero al final lo que realmente nos llena es la sensación de satisfacción personal cuando das un paso al frente, cuando subes tu propio estándar, cuando te exiges a ti mismo a hacer aquello que tienes miedo de hacer, cuando sabes que estás en lo correcto y en el camino adecuado.

 

4. Cómo cambiar tu vida independientemente de la edad. 10 claves

 

¿Cuáles son los momentos en los que cambia una vida? ¿Cuál es el factor que marca la vida de una persona para lograr ese vuelco total en su existencia?

1) El poder de la decisión: donde algo en su interior se enciende, comienza a vibrar y despierta a un gigante dormido; un  momento de inspiración que abre una nueva puerta de posibilidades.

Un pensamiento que conlleve una poderosa emoción puede inspirar a tomar una decisión, y que ésta se convierta en el punto de inflexión que cambie una vida. Ahí alteras tu destino.

 

2) ¿Por qué quieres cambiar? ¿Tienes suficientes motivos como para levantarte, como para tomar una decisión de realmente dar un gran cambio, o aun estás cómodo en la incomodidad? ¿Por qué vas a estar dispuesto a sacrificarte?

Invierte un tiempo en describir qué es importante para ti, qué es lo que más valoras, lo que más quieres, lo que más te gusta, lo que quieres cambiar y lograr. Define tus sueños, lo que te hace feliz. Este es un paso dolorosamente obvio, pero más importante de lo que podamos imaginar, porque ese es el motor que provoca la energía para dar ese cambio. Es lo que nos ayuda a tener una sensación de dirección y propósito, y en lo que realmente debemos enfocarnos.

3) Deja de mirar atrás: no puedes avanzar mirando atrás, al pasado; no valen los arrepentimientos, ni lo que pudo haber sido. El momento es ahora y el instante de mirar hacia adelante; de mirar hacia dónde vas, no dónde estás. No tienes control sobre el pasado, solo sobre tu presente, así que recuerda siempre que tu pasado no determina tu futuro.

 

4) Aprende, fórmate y crece. Lo que aprendimos nos ha traído hasta aquí, pero si no nos gusta lo que vemos, tendremos que desaprender algunas cosas y aprender otras nuevas. Adquiere nuevos conocimientos, sobre todo conocimiento específico que te aporte valor en tu área, en tu sector, en aquello a lo que te decidas o quieres dedicar. Eso te aportará valor, potencial y más oportunidades.

5) Establece objetivos. Para acertar en la diana tienes que tener una; necesitas saber a dónde vas para poder llegar, sino vagarás en la dispersión a pesar de las buenas intenciones. Necesitas establecer metas para dar esos pequeños pasos y acciones que te acerquen a eso que deseas. La metas son el inicio de las pequeñas acciones dirigidas a lograr los grandes objetivos.

6) Enfréntate a tu mayor miedo. Deja de mirar a otro lado, deja de huir, y decide enfrentarte a tu mayor miedo. Cuando lo hagas verás que tan solo estaba en tu imaginación, pero el resultado será que te abrás de encima una gigantesca y pesada mochila de tensión que te hace sufrir innecesariamente. Cuando te enfrentes a tus miedos, podrás recuperar todo tu poder personal, te conquistarás a ti mismo y tu confianza crecerá de forma increíble.

“Cuando suceden cosas en nuestra vida que no podemos cambiar, solo tenemos una opción, solo una, y esa opción es cambiar uno mismo”.

 

7) Mejora tu entorno: Aléjate de todo aquel que te critique o no acepte tu cambio, aléjate de personas tóxicas que te influyen de manera negativa y busca personas con iniciativa, que te ayuden a creer en ti y en tu nueva vida. Busca un mentor, alguien que te pueda aconsejar y asesorar, que sea una fuente de inspiración. No huyas de los problemas, pero sí del exceso de drama y  la información negativa. Sumérgete en aprender, leer y escuchar  todo lo que te ayude a crecer.

8) Agradecimiento. Cuando cambiamos las grandes expectativas de futuro por el agradecimiento de las pequeñas cosas del presente, la vida cambia. Si nos pasamos el tiempo esperando a que lleguen esos grandes logros (y pensando que eso nos hará felices), la decepción y la frustración serán gigantescas. Habremos pasado la vida esperando a vivir, pensando en todo lo que nos falta, en vez de ser más agradecidos por lo que sí tenemos. Aprende a dar gracias y a valorar las pequeñas cosas.

9) Fortaleza mental, persistencia y paciencia: ¡vaya trío, estarás pensando! Pero así es: los resultados no llegan cuando pensamos, queremos o necesitamos, llegan cuando llegan. Por eso hace falta desarrollar la fortaleza mental para volver a levantarse, la capacidad de persistir y no abandonar aunque duela, aunque dudemos, aunque nos cueste creer; y paciencia para que la semilla plantada tenga tiempo de germinar y de dar sus frutos.

10) La transformación: lo realmente importante no son tanto los resultados, sino la clase de persona en la cual nos convertimos. De eso trata cambiar una vida, de desarrollar nuestro potencial, de aprender, crecer y cambiar, porque eso es lo que no ayudará a lograr los resultados que queremos y ese cambio que deseamos.

Cuéntame tu historia. ¿Estás en un momento en el que necesitas un cambio de vida? ¿Has puesto en práctica alguna vez alguna de estas claves? Déjame tu respuesta 👇 en la zona de comentarios 👇.

 

Suscríbete en el blog de Javier Iriondo

¿Necesitas un cambio de vida? ➔ 10 claves que a mí me ayudaron
4.8 (96.25%) 16 votes

25 Comments
  • MALENI
    Posted at 08:53h, 17 noviembre Responder

    ME ENCANTAS

  • CARMEN
    Posted at 22:35h, 15 noviembre Responder

    Buen día Javier: Me encanta leer tu post. y hoy poniéndome al corriente de tus maravillosas lecciones de vida, que hasta las lagrimas salieron. Me siento estancada y se lo atribuía a mi edad 61, al ataque de pánico producto de una depresión mayor, etc.
    Algo en mi resuena muy dentro y necesito un cambio total en mi vida. Busco el porque y no lo encuentro. En el pasado luche por otros, familias y amistades y ahora me siento perdida cuando me toca hacerlo por mi
    Gracias,te envió un abrazo muy fuerte, desde Caracas Vnezuela..

    • javieririondo
      Posted at 12:02h, 16 noviembre Responder

      Pues ya sabes: dedícate tiempo a ti y a identificar tu porqué. Desde ahí, todo será más sencillo. Abrazo desde España!

  • Daniel Carnicero Moracho
    Posted at 14:38h, 15 noviembre Responder

    Buenas tardes Javier,
    qué grande eres leches (disculpa la expresión de entusiasmo)!!!
    Exacto, no hay mejor día para replantearse la vida de uno mismo que el hoy y el ahora. Sentarse a pensar en lo que uno es y gracias a lo que ha sido, además de dar gracias por lo poco o mucho que uno tiene pero sobre todo por lo único que somos cada uno y lo maravillosos que podemos ser con actitud, sacrificio y esfuerzo.
    Desde aquí mi más sincera enhorabuena por cada post y aprendizaje que nos regalas y todas las reflexiones a las que nos invitas en ellos.
    CAMBIEMOS NUESTRAS VIDAS y ayudemos a que otros también tengan la valentía y la actitud de hacerlo.

    Muchas gracias Javier, un saludo desde Madrid!!!

    • javieririondo
      Posted at 12:03h, 16 noviembre Responder

      Bravo por esa energía que tienes, ¡leches! jejejeje
      Abrazo grande

      Javier

  • Leonor
    Posted at 22:40h, 14 noviembre Responder

    Hola Javier!
    Escribes en forma muy acertada y fácil de comprender.
    Mi vida no ha sido fácil y estos últimos años se ha tornado más difícil aun.
    Siempre he apostado al cambio cuando algo no funciona, creyendo en mi.
    Esta vez, estoy un poco confusa pues he perdido el motor, ese motor que todos los días, aunque todo vaya mal, siempre me ha hecho encontrar lo bueno de cada situación y me ha impulsado a seguir adelante.
    Agradezco todos los días por todo, hasta por el hecho más simple.
    Estoy en un país maravilloso, pero prácticamente no conozco a nadie y las posibilidades no se presentan o no las he visto.
    Sería bueno tener un mentor pues nunca he tenido uno en mi vida.
    Siempre he salido adelante pero en estos momentos no veo claro el camino aunque, como ya han dicho, de hace camino al andar.
    Me ayudas?
    Gracias por tu blog y aunque no he leído tus libros, gracias por tu aporte a que todos estemos mejor y podamos ser felices.
    Un abrazo

  • David Camejo Camacho
    Posted at 20:08h, 14 noviembre Responder

    Hola Javier. Me parece interesante la propuesta de buscar un mentor. Cuáles son las claves para descubrir o que te descubra tu mentor? Gracias maestro…. Por cierto a ver si te das un viajito por Canarias, te invito a mi casa 😃

  • josep marquez
    Posted at 11:41h, 14 noviembre Responder

    buenos días Javier, mi cambio comenzó cuando supe de ti, cuando vi tus blogs y comencé a leer tu libro. Esa seguridad que me trasmitiste me ayudo a tomar la decision de sepárame de mi mujer. Esa decision trajo otra repercusión impensable, tengo una hija de 17 años a la que hace casi 3 años no veo….no quiso ni quiere entender mi decision, pero a pesar de todo para nada me arrepiento de lo decidido. gracias y sigue con tus consejos que haces mucho bien a mucha gente. gracias

  • francisco jesus
    Posted at 11:22h, 14 noviembre Responder

    Buenos dias,javier como ya te he contado en otras ocasiones mi cambio empezo el dia que tome la decision de trabajar en mi en mi formacion tanto a nivel mental y fisico ambas tienen que ir juntas sobre todo lo mas importante es mantenerse en el camino y dejarse enseñar porque eso sera lo que cause la diferencia un fuerte abrazo

  • Ana
    Posted at 22:15h, 13 noviembre Responder

    Cuanta verdad en todo lo que dices….yo necesitó ese cambio, pero no tengo tiempo para mi,vivo ocupada porlos demas

    • javieririondo
      Posted at 11:25h, 14 noviembre Responder

      Toma decisiones. Cambia ese hábito. No hay más. Un abrazo!

  • Lourdes Sánchez peinado
    Posted at 20:47h, 13 noviembre Responder

    Javier despues de ver tú video de una de tus conferencias……me reafirmo….Quiero verte
    Sueño con ese momento y se que lo conseguiré. Espero y deseo que sea pronto…..un beso grande y gracias siempre gracias por tanto

  • Cristina
    Posted at 19:34h, 13 noviembre Responder

    Cuanta verdad hay en el post de hoy. Yo precisamente tuve que cambiar mi vida este año. Tuve el valor de afrontarme al cambio. Hoy mirando atrás estoy tan contenta y orgullosa de haberme lanzado al cambio…..pero fue un trabajo diario, un aprendizaje diario…. GRACIAS JAVIER!!!

  • Esther
    Posted at 14:37h, 13 noviembre Responder

    Buenas tardes Javier…..
    Parece que me has leído el pensamiento en el dia de hoy.
    Necesito el cambio hoy mismo.
    Pero un cambio, tanto interno como externo. Necesito salir de mi entorno, ver orizonres nuevos y encontrar la felicidad. Me doy de fecha 2 semanas.
    Por cierto me gustaría asistir a un seminario suyo , como el último que realizó hace 2 semanas en Valencia. Tengo una amiga de Elda que asistió y me lo recomienda 100% . Espero estar informada y poder asistir.
    Un fuerte abrazo Javier

    • javieririondo
      Posted at 11:24h, 14 noviembre Responder

      Apúntate a mi blog y así podrás saber las próximas fechas de mis talleres 😉 Abrazo gigante!

  • Isabel Mora
    Posted at 08:58h, 13 noviembre Responder

    Si … todo eso es cierto …pero cuando no estás bien … de dónde sacas esa voluntad , como empiezas a cambiar unos hábitos cuando no tienes fuerzas , y como lo haces cuando además estás solo/a ?
    Cuando no tienes una ” obligación ” para hacer algo, volver a lo de siempre aunque sepas que no es buena elección es lo habitual … por frustrante y desesperante que sea .

    • javieririondo
      Posted at 11:24h, 14 noviembre Responder

      Fíjate en la parte donde os digo “¿cuánto estás dispuesto a sacrificarte? ¿a esforzarte?”. La voluntad nace cuando aquello que deseamos es suficientemente importante para nosotros (la importancia de “un porqué”). Posiblemente, hasta que tú no encuentres cuál es tu motor, no podrás empezar ese cambio. Piénsalo. Un abrazo

  • Miedo al cambio: cómo evitar que te paralice | El blog de Javier Iriondo
    Posted at 11:12h, 26 septiembre Responder

    […] Aunque no nos guste, debemos saber que si no cambiamos y mejoramos nos quedamos obsoletos, nos quedamos atrás mientras el mundo avanza. Por lo que debemos abrazar ese miedo al cambio como la oportunidad de mejorar y progresar en nuestra vida. […]

  • Laura
    Posted at 19:32h, 12 mayo Responder

    Así es, cuanta verdad hay en este texto.
    Difícil camino por recorrer pero que vale la pena luchar por ese cambio….un cambio inexorable y siempre para mejor.
    Un fuerte abrazo Javier.

  • Marina
    Posted at 19:15h, 12 mayo Responder

    Como me gustan todos tus post me siento tan identificada…

  • Lucía
    Posted at 12:45h, 23 enero Responder

    Buenos días Javier: Como siempre tan sincero, veraz y directo. Ahora toca aplicarse la lección. Estamos en el camino.
    Muchas gracias Javier. Abrazo largo y sincero.:)

Post A Comment

Example Dialog Text