historias de superacion personal

¿Sabes cuál es el ingrediente de una buena historia de superación?

Todas las historias que nos inspiran, las historias de superación y transformación, son de alguna persona que ha pasado por una situación realmente dura, la historia de alguien cuyo mundo se ha derrumbado por completo. Esas situaciones son momentos por los que, en mayor o menor medida, todos atravesamos alguna vez en la vida, momentos en los que la desesperación nos invade y nos llega al corazón.

Precisamente por esa razón, todas las grandes historias que nos conmueven e inspiran siempre comienzan con un drama. De hecho, si no lo hay, no hay historia de superación porque no hay nada que superar. Si no te caes, no te tienes que levantar. Así que si estás pasando por una situación difícil, puede que sea lo que necesitas para transformar tu vida.

1. Una historia de superación personal es el preludio de un gran cambio en tu vida

 

Creo que en la vida de cada uno de nosotros en algún momento aparece una inesperada y enorme ola; una ola que te agarra y te lanza hasta el fondo, te zarandea como un muñeco sin control, te deja aturdido, sin aire, sin saber dónde estás.

Si te sientes en un momento así, en el que todo parece derrumbarse a tu alrededor, aunque sé que es difícil creerlo mientras lo estás atravesando, precisamente ese puede que ser el inicio de una gran transformación que te lleve a algo mejor. Y es que suele ocurrir que los finales difíciles son el peaje de esperanzadores comienzos.

 

En mi vida ha habido muchos picos en ambos extremos, tanto de éxitos y sueños cumplidos, como de gigantescos fracasos y de perderlo todo. He vivido momentos gloriosos y también dos situaciones (alejadas entre si en el tiempo) en las que realmente toqué fondo.

 

► Cuando te caes, cuando te enfrentas a tu propia historia de superación personal, descubres las grandes lecciones de vida

 

Sin embargo, cuando te caes descubres cosas porque siempre hay lecciones de vida que están mostrándose ante ti. La primera, deja de cavar porque no ayuda, es decir, deja de quejarte porque de ese modo solo magnificas el problema.

También descubres que el miedo al sufrimiento es mucho peor que el propio sufrimiento, porque cuando llega ya no es un pensamiento, sino una realidad a la que te puedes enfrentar. Antes no era posible: solo existía en tu mente.

Pero aprendes una cosa más, y es que a veces cuando tocas fondo, cuando sientes que lo has perdido todo, encuentras el coraje de quien ya no tiene nada que perder y todo que ganar.

La transformación nace del reto, de superar dificultades que te obligan a crecer, nace de la adversidad y los golpes de la vida, cuando tienes que enfrentarte a tus miedos o a tus demonios.

 

► Cuando te ves empujado a superarte la vida te revela de qué estás hecho

 

Decían los viejos samuráis que no se forjan buenos guerreros en tiempo de paz. No te puedes superar si no hay retos a los que enfrentarse, no puedes evolucionar cuando las cosas son fáciles, cuando estamos inmersos y acostumbrados a la rutina diaria.

Eso mismo sucede en el deporte: si ganas fácil porque juegas contra personas que son peores que tú, no mejoras, vas a peor, porque el rival no te exige mejorar. Y si pierdes ante rivales mejores que tú, es una situación que te exige más y donde -aunque sea doloroso- aprendes y mejoras.

La transformación, el cambio, la superación… no llegan de forma fácil y sin inconvenientes, llega cuando la vida te pone a prueba y te revela de qué estás hecho.  Te enseña que eres capaz de hacer más de lo que pensabas, que eres mejor y más fuerte de lo que creías; te revela lo que es importante, te enseña a valorar las cosas.

Cada vez que la vida te pone a prueba te está diciendo que es hora de crecer, de dar un paso al frente. La vida te empuja para desarrollar tu potencial, para convertirte en la clase de persona que puedes llegar a ser, cosa que no ocurre cuando todo es fácil.

Así que si estás en uno de esos momentos (aunque estoy seguro que no lo deseas ni lo has pedido) eso significa que la escuela de la vida te está poniendo un nuevo examen para pasar a un nuevo nivel. Aunque te de miedo, aunque no es lo que quieres, puede que sea el camino que tienes que atravesar para convertirte en alguien mejor, más fuerte y más humano.

Lo que nos hace sufrir no es tanto lo que sucede sino nuestros pensamientos y la interpretación sobre lo que ocurre. Por eso siempre tenemos la opción, la responsabilidad y la capacidad de elegir cómo respondemos ante esas situaciones, para así transformarlas en grandes lecciones y, en un tiempo, convertirlas en una buena historia de superación que podrás contar.

 

EBOOK JAVIER IRIONDO

¿Sabes cuál es el ingrediente de una buena historia de superación?
5 (100%) 1 vote

No Comments

Post A Comment

Example Dialog Text