En busca del desarrollo personal, pero… ¿estás sembrando?

Foto: Luke MacGregor (Reuters)

Foto: Luke MacGregor (Reuters)

Jim Kiwik dijo: si rompemos la cáscara de un huevo (desde afuera) que está en fase de incubación, la vida se acaba. Pero cuando ese huevo se rompe desde dentro, por su propio crecimiento interno, la vida comienza.

Lo mismo sucede si abrimos el capullo que envuelve a la mariposa: la estaremos condenando porqué no podrá volar. Ella debe ser capaz de romper por sí misma el capullo para fortalecer sus alas y así poder salir volando en busca de flores.

Las cosas más importantes de la vida -desde nuestra propia vida, hasta las emociones, los sentimientos y los grandes cambios- siempre nacen del interior. Todo ser vivo nace y tiene una fase de crecimiento, una fase de desarrollo y evolución, y nosotros no somos diferentes.

Sin embargo, si queremos seguir progresando, si queremos mejorar en nuestra vida, tiene que haber un nuevo crecimiento, una nueva evolución personal que nazca de nuestro interior.

¿Qué es ese desarrollo interno, en qué consiste ese crecimiento personal?

En seguir aprendiendo y aumentando nuestras capacidades. Seguir adquiriendo nuevas habilidades y competencias. Conocernos y comprendernos mejor para aprender a gestionar mejor nuestras emociones. Reconocer nuestros miedos, aprender a enfrentarnos a ellos y superarlos.

Hacer lo que tenemos que hacer a pesar de las dudas. Desarrollar nuestra inteligencia emocional, nuestra comprensión y empatía. Seguir progresando para alcanzar nuestro potencial, que no es más que la diferencia que hay entre lo que somos y lo que podemos llegar a ser.

El cambio primero es interno y, cuando esto sucede, podremos ver los resultados externos, los resultados de la cosecha que hemos sembrado.

Así que no dejes de sembrar tu interior.

Un abrazo.

P.D.- Recuerda que si te suscribes en el blog recibirás mi eBook Las 5 claves de la fortaleza mental, además de tener información de todas las actividades que desarrolle a lo largo del año. Te espero ?

5 Comments
  • Marga
    Posted at 22:49h, 02 julio Responder

    Hola, me ha gustado mucho este post, te felicito, Javier!
    ..Pienso que sólo quien ha llegado al fondo de si mismo puede conocerse, quien se enfrenta al dolor cual lobo estepario, aullando en la noche, puede entender, puede crecer, sólo quien ha sentido el aliento frío del miedo en la nuca…. sabe del valor, quien se enfrenta a sus fantasmas todos los dias…en una lucha por mejorar, avanzar, crecer, quien cual alquimista transforma lo negativo en positivo…quien sabe que una sóla palabra puede herir……quien baja a la arena de los leones y dice …aqui estoy!!!!Quien sabe que si siembras vientos….recogerás tempestades….. y quien sabe que al final lo único de verdad, de verdad de la buena, lo único que importa es amar…bueno creo que hoy me he pasado con el orujo, jajaja, gracias por tu tiempo Javier 😉

  • Ellheryt
    Posted at 14:23h, 29 junio Responder

    Buen día Javier!
    En eso estoy, en proceso de cambio, en plena transmutación de mi interior, cosa que por lo que me dicen amigos verdaderos que son quienes me conocen realmente. Según me transmiten se nota en mi exterior y no se refieren a lo físico, sino que por el contrario, a todo aquello que no se ve, pero lo perciben en mi cambio de actitud en general. Por mi parte, solo quiero compartir que me siento bien conmigo misma, segura, tranquila conmigo misma, enfrentando nuevos desafíos y lo más importante, sin temor a nada. ¡A ti Javier, no se me ocurre decirte otra cosa mas que “Gracias”, considero que has sido parte importante en todo este proceso mediante tus publicaciones, libros, videos y hacerme sentir que estas ahí! ¡Desde Uruguay, recibe un fuerte abrazo!

  • Txema Martín
    Posted at 12:55h, 29 junio Responder

    Gracias Javier por ser un recordatorio en nuestro camino. Cada semana que leo tus post, me reafirmas mucho en lo que hago, en mi crecimiento hacia afuera..

    En ocasiones por dudas, por exceso de información o simplemente porque no han habido buenos días, me pierdo un poco, es como cuando voy por una carretera en la que llevo tiempo sin ver ninguna señal indicadora de la población o destino. Esa falta de señales ha llegado a generarme dudas y he creído que estaba en un camino equivocado. De repente, aparece un panel enorme situado en lo alto de la calzada, con letras grandes que indican que el lugar al que quiero ir es por ahí, por donde estoy yendo, vamos, que voy por buen camino. En ese momento, las dudas desaparecen y mi paso es más firme, mi ánimo se recupera, incluso hasta mi velocidad es más constante y regular. Lo mejor de todo es que me invade la serenidad porque sé que aunque las señales estén distantes unas de otras, voy por el buen camino.

    Desde que te descubrí, para mi eres ese panel que siempre está en el lugar y momento indicado. Gracias de todo corazón. Te quiero. Un fuerte abrazo.

  • M CARMEN
    Posted at 09:25h, 29 junio Responder

    Muy interesante. Gracias por estas cosas que nos aportas.
    P.D.: no sé porque razón, me llegan las cosas a Correo no deseado.

  • María Columna
    Posted at 08:28h, 29 junio Responder

    Buenos días Javier y…….¿Cuantas veces plantamos? jajaja yo diría que las necesarias incluso sin importar la edad y recordando las palabras de Xesco Espar cada X tiempo crea una nueva version mejorada de ti mismo.
    Gracias por tus reflexiones semanales, la mejor semana para ti.
    MUUUAAAAAAAA

Post A Comment

Pin It on Pinterest

Share This
Example Dialog Text