Fortaleza mental: ¿qué es y cómo trabajarla? | El blog de Javier Iriondo
Fortaleza mental, por Javier Iriondo

Fortaleza mental: ¿qué es y cómo trabajarla?

Creo que hay un punto clave que en muchas ocasiones se nos escapa, o que pasa desapercibido. Un aspecto al que no le prestamos la suficiente atención cuando en realidad es de suma importancia: nuestra fortaleza mental.

Cuando observamos o hablamos de alguien que ha logrado algo importante, que han tenido éxito en algún aspecto, en ocasiones todo se centra en lo conseguido; en los brillantes resultados. Sin embargo, hay algo sobre lo que deberíamos profundizar más y preguntarnos: ¿cuál ha sido el estado mental de esas personas? ¿Cuáles han sido los miedos, las dudas y los retos emocionales superados para obtener esos resultados? Lo cierto es que nuestra fortaleza mental determina la calidad de nuestras emociones, de nuestras decisiones y acciones.

1. ¿Cuál es el coste de no trabajar nuestra fortaleza mental?

Si pudiésemos medir cuál es el coste de la falta de control sobre nuestros estados mentales y emocionales, lo que podríamos llegar a perder en todos los aspectos (tanto en términos económicos como de tiempo, productividad, salud y energía) la cifra sería realmente escandalosa.

La fortaleza mental está unida al liderazgo, algo que a alguno le puede sorprender. Pero cuando hablamos de liderazgo, la esencia de un líder se mide por su capacidad de influencia. Si no puedes influir, no puedes liderar. Y lo más importante que debes recordar: la primera y más importante persona en la que debemos influir es en nosotros mismos.

La cuestión es que por momentos todos perdemos el enfoque de lo importante. La atención se desvía y se centra en los problemas, en lo que no funciona y entramos en estados mentales negativos y pesimistas. El poder del pensamiento es clave para no perder la visión de los objetivos y que, lamentablemente, le sucede a mucha gente.

La gran diferencia está en cuánto tiempo permanecemos en ese estado mental,  cuánto tiempo dejamos que los problemas nos afecten, cuánto tardamos en recuperarnos y salir de ahí, de esos estados mentales que nos hacen dudar de todo y nos roban la energía.

1.1 Fortaleza mental es volver a levantarse (las veces que hagan falta)

La capacidad de recuperar nuestra fortaleza mental, de recuperar el enfoque y la atención hacia los objetivos (y no sólo de prestar atención sobre dónde estamos, sino hacia dónde vamos), de volver a creer para recuperar la confianza y la ilusión es un factor clave.

Esa capacidad de volver a levantarse, de sacudirse el polvo y empezar de nuevo es el botón de on para dar la vuelta a la situación y recuperar un estado mental más fuerte y sano. De ese modo, nuestra mente no será nuestro enemigo, sino todo lo contrario: nuestro mejor aliado para creer en uno mismo.

Así que te lanzo una pregunta: ¿hacia dónde vas?, ¿cuál es el objetivo en el que te tienes que centrar? Déjame tu respuesta 👇 en la zona de comentarios 👇.


Suscríbete en el blog de Javier Iriondo

10 Comments

Post A Comment

Pin It on Pinterest

Share This
Example Dialog Text