➤ Serendipia: ¿Qué significa? ¿Casualidad, Destino, Chiripa? (VÍDEO)

¿Serendipia, casualidad o destino? Yo prefiero hablar de decisiones

Serendipity -como se dice en inglés- o serendipia es un término que todos hemos escuchado en algún momento en los últimos años y no sin cierta confusión sobre lo que significa. El diccionario lo acogió no hace mucho: en 2014.

1. ¿Qué significa serendipia?

 

El concepto fue acuñado por Horace Walpole en 1754 en un cuento persa llamado Los tres príncipes de Serendip, donde la casualidad era un personaje más dentro de la trama. Como sucede con mucho neologismos, con los años la palabra serendipia cayó en en el olvido, pero a principios del siglo XXI Hollywood decidió rescatarla con una película que explica muy bien la idea (no es la mejor producción del mundo, pero bueno, es una simple opinión).

 

1.1 Serendipia según la RAE

 

Como te decía, el Diccionario de la Real Academia Española no decidió incluir la palabra hasta 2014. Y esto es lo que dice:

1.f. Hallazgo valioso que se produce de manera accidental o casual

Así pues, en general una serendipia es el acto de descubrir algo valioso de forma inesperada o accidental, mientras se está buscando algo distinto.

Hay infinidad de casos en los que se buscaba una cosa, un producto, una fórmula y de forma totalmente inesperada, por casualidad o por accidente, se encontró algo mucho mejor. Es por eso que el concepto siempre ha estado muy relacionado con el mundo de la ciencia: investigadores que buscaban algo en concreto, pero un error en el proceso les permitió descubrir algo con lo que no contaban.

1.2 Las serendipias en la ciencia

 

Hay muchísmos ejemplos, pero voy a escoger tres:

a) La penicilina. El Dr Fleming dejó unas placas con cultivos para que creciera una bacteria, y tras volver de vacaciones, encontró una placa contaminada de moho. Al observarlo de cerca pudo percibir que las bacterias denominadas staphylococcus situadas alrededor de ese moho estaban muertas. Aquel hongo liberó una sustancia que Fleming bautizó como penicilina.

b) La Coca-Cola. Inicialmente  fue diseñada con la intención de ser como un jarabe para combatir problemas digestivos y aportar algo de energía, pero el resultado ha sido bien distinto y mucho mejor de lo esperado.

c) El átomo. Algunos historiadores dicen que Niels Bohr soñó una noche algo extraño y que, por intuición, decidió inmortalizarlo en un trozo de papel a la mañana siguiente. No le dio ninguna importancia. Poco tiempo después, se percató de que había hallado la estructura del átomo.

Pero a nivel personal, ¿te ha pasado que a lo mejor se estropeó un supuesto gran plan y de pronto ocurrió algo muchísimo mejor? ¿Tenía que suceder así? ¿Fue una serendipia?

2. La chiripa de la vida

 

En un artículo de El País que te recomiendo que leas, dice dice: (…) la actual idea de serendipity sí se relaciona más con la capacidad de extraer conclusiones científicas de hechos casuales que con la mera coincidencia afortunada. Y por eso propone diferenciar “serendipia” y “chiripa” (fluke en inglés): esta última sólo implica suerte, mientras que aquella precisa ingenio adicional. Tecnicismos, pero ¡cuántas veces habremos utilizado la chiripa en nuestra vida!

Y nuevamente nos topamos de frente con el gran concepto: destino. Si ya llevas tiempo leyendo mi blog o has navegado entre las líneas de mis libros, sabrás que mi idea dista bastante del misticismo.

Sí que es cierto que han habido momentos en mi vida en los que parecía que todo estaba guiado por una fuerza misteriosa del destino; como que algo tenía que suceder. A veces, incluso, situaciones poco deseadas, muy duras o casi dramáticas. Pero cada una de ellas, con el tiempo, se convirtieron en verdaderos regalos en forma de lecciones de vida. Desembocaron en algo mejor, inesperado y positivo. Todas esas situaciones construyen nuestra fortaleza mental y nos preparan para afrontar retos y para algo mejor.

Pero no, el destino está escrito en otro sentido: fueron situaciones que me obligaron a tomar decisiones, y fueron esas decisiones las que cambiaron mi destino. Ante un cruce de caminos tenemos que decidir; y son las decisiones que tomamos a lo largo del camino las que marcan nuestro destino.

 

¡Y claro que pueden suceder cosas que no tienen explicación!:

– ¿Fuiste a buscar un libro pero hubo otro que te encontró a ti y fue mucho mejor?

– ¿Estabas esperando a alguien y de pronto apareció otra persona mejor que marcó tu vida? ¿Es casualidad? ¿O es el destino?

Algunos sienten mucha curiosidad por el término serendipia, porque lo asocian a algo mágico; a esas inesperadas “causalidades” que en ocasiones nos ocurren y que no podemos evitar interpretar (¿un ejemplo claro? La leyenda del Hilo Rojo del Destino).

Pero siempre que me encuentro con ello, prefiero tomar 2 posturas (y son absolutamente complementarias):

1) No renegar de la posibilidad de que existan determinadas situaciones que no tienen explicación; que mi mente hoy no lo entienda, no significa que sea incierto. Ahora bien…

2) Poner sin descanso el foco en lo que sí depende de mí. El problema de esperar al destino es que puede que solo encuentres los restos que han dejado los que han salido a buscarlo. Quienes encuentran (o más bien crean su destino) son aquellos que están dispuestos a arriesgarse, a tomar decisiones, a equivocarse, a asumir las consecuencias, a trabajar su propia inteligencia emocional y aprender de ello en vez de lamentarse;

No creo que el destino venga hacia nosotros, sino que somos nosotros los  que tenemos que salir a buscar y crear el nuestro propio. Dicho de otro modo: tu puedes cambiar tu historia y el momento es ahora.

Ahora bien, lo que sí es cierto es que, en muchas ocasiones, lo mejor de la vida llega en el momento y de la forma más inesperada. ¿Serendipia?

Y ahora dime: ¿qué opinas de todo esto? Déjame tu reflexión 👇 en la zona de comentarios 👇.

 

EBOOK JAVIER IRIONDO

¿Serendipia, casualidad o destino? Yo prefiero hablar de decisiones
4.9 (98.18%) 11 votes

32 Comments
  • Angeles Cortes Valiente
    Posted at 17:20h, 05 febrero Responder

    Hola Javier, buenas tardes, bajo mi humilde opinión, pienso que la vida es como la cocina: Si sabes elegir buenos ingredientes, la disfrutas y le das tiempo, sin prisas, el plato resultante es un éxito asegurado.
    Creo que el poder de elección conlleva poder de control y cuando no podemos controlar algo, pienso que es esa misma necesidad de tenerlo todo controlado la que nos hace acecharlo a eso que llaman destino o casualidad.
    Por qué todo tiene que pasar por algo y no simplemente pasar por pasar?

  • Ana Maria Cervera
    Posted at 16:59h, 02 febrero Responder

    Buenas tardes Javier, en mi opinión creo q es un conjunto de todo, pero sobre todo creo que el destino ya está escrito aunque nosotros podemos modificarlo un poco,por mi experiencia se que las personas q pasan por nuestra vida es para enseñarnos algo doy fe de ello, por situaciónes que he vivido, y hasta que no aprendamos la lección ahí seguirá una y otra vez la misma situación se repetirá constantemente hasta que no demos un cambio positivo, es cierto lo que dijiste una vez, si uno esta bien lo que gira a nuestro alrededor estará bien,me gusta mucho esa frase. Muy interesantes y motivadores tus vídeos Javier, mil gracias por enseñarnos tanto.Un abrazo muy muy fuerte.😉

  • Eva Navarro
    Posted at 18:32h, 28 enero Responder

    Pues creo que exista o no el destino lo que si sabemos cada uno de nosotros con certeza es lo que queremos, que vida queremos vivir. Y es mejor que todos tus actos vayan encaminados hacia ellos, que todo lo que dependa de ti se enfoque hacia ello pues eso es lo único que tenemos y podemos hacer de ésta manera siempre estamos con la conciencia tranquila de que luchamos por que quisimos y después existe el destino y nos ayuda, pues estupendo y sino, habremos disfrutado del camino haciendo aquello que creíamos debíamos hacer. Como tú indicas esperando lo único que pasa es la vida.

  • Diana
    Posted at 14:34h, 25 enero Responder

    Gracias me encanta leerte siempre aprendo y me impulsa a seguir creciendo gracias gracias gracias infinitas siempre bendiciones abundancia salud amor armonía paz

  • Aroa
    Posted at 23:47h, 23 enero Responder

    Esta tarde vi un rótulo en un autobús que decía Serendipity y pensé..uy serendipity, de qué me suena eso? y tal cual lo dejé pasar. Ahora llego a casa enciendo el ordenador y abro mi correo y veo este articulo que dice Serendipia!!! Mmmmm jejeje, donde terminará esto?

  • Teresa
    Posted at 23:01h, 23 enero Responder

    ¡Hola!
    Yo me inclino más a pensar que el destino sí existe, que nuestra vida está escrita en algún lugar que no podemos alcanzar (por ahora…) y -tomemos las decisiones que tomemos- nos conducirá a él. Aún así, como nadie puede demostrarlo, creo que es necesario hacer un trabajo interior para nuestro crecimiento personal, y debe ser continuado a lo largo de toda nuestra vida.
    Como muy bien dices, Javier (eres muy sabio y un gran motivador) somos nosotros los que debemos llevar el timón de nuestra vida y dirigirle correctamente cada vez que se desvíe (cosa que hará a menudo, y es que -si no queremos desfallecer en nuestro objetivo- estamos “obligados” a asumir el cambio como una constante en nuestro vivir.

    Y sí, a veces ocurren cosas y te preguntas: “¿de verdad ha ocurrido esto?, ¡es demasiado mágico, demasiado especial, no puede ser una simple casualidad!”

  • Francisco Aguirre Muñoz de Morales
    Posted at 03:34h, 23 enero Responder

    Estimado amigo Javier: Hace años conocí esa palabra, SERENDIPITY y también otra también interesante, ASERTIVIDAD. Me han venido bien, en especial en momentos difíciles de la vida,
    Con motivo de haber leído el entusiasmo que aportan tus escritos, amigo Javier, llevo un tiempo que estoy influido por los libros y escritos que he leído tuyos, El primero: DONDE TE LLEVEN TUS SUEÑOS, que me regaló mi hijo Jaime,

    Un día, el 7 de enero, leí una especie de chiste que me llegó por Facebook sobre un VAGABUNDO. Me gustó y yo lo reenvié añadiendo algún comentario y con ligeras reformas e incluí un corto vídeo con el mensaje: “LA FELICIDAD ES PODERSE IR TODOS LOS DÍAS A LA CAMA CON EL ALMA EN PAZ”, y una foto sencilla…
    Algunos amigos me hicieron comentarios deseando saber más, como que ese escrito bien merecía un Capt. 2. Bueno… en una de mis respuestas me comprometí a un Capt. 2. Por lo que al primero lo subtitulé y le añadí Capt. 1.
    Y bueno, lo que escribí al día siguiente fue lo que me iba saliendo. Era como descubrir algo como va saliendo la seda de la boca del gusano para ir configurando el capullo. Como al rato consideré que era demasiado lo escrito, decidí concluir el Capt. 2, Avisando algo así como Continuará… Y seguí con el Capt. 3 al tercer día.

    Bueno, el caso es que es una gozada leerte amigo. Estoy jubilado, tengo cuatro hijos, dos nietos y un libro tipo novela histórica pendiente de concluir su escritura.

    Por si alguien quisiera leer EL VAGABUNDO, se puede meter en mi nombre completo y seleccionar la foto que tengo en el teatro de DELFOS, de mi último viaje a Grecia. Buscando EL VAGABUNDO. En los comentarios del último capítulo explico que esa gente maravillosa de la que hablo ligeramente, existe realmente. Son dos primas monjas que han vivido muuucho en varios países. También un primo entra en escena… y concluyo indicando que, a pesar de lo que se ve y se oye, hay muchas acciones de gentes maravillosas que “no tienen interés” y por eso no se cuenta, pues las cadenas perderían audiencia.

    Abro poco el correo electrónico. Mi telf. para Whatsapp, si quieres: 606844382
    Un abrazo y muchas gracias, amigo Javier,

  • ALP
    Posted at 22:29h, 22 enero Responder

    Javier, alguien como tú, que ha escrito varios libros, y que además tiene muchos seguidores en las redes debería cuidar un poco más los errores gramaticales: ese “han habido momentos en mi vida…” duele un poco, ¿no crees?
    ¿No será que ya no eres tú quien escribe tus posts? Yo te sigo desde hace mucho tiempo y últimamente me pregunto si eres realmente tú…
    FYI: http://www.rae.es/consultas/habia-muchas-personas-ha-habido-quejas-hubo-problemas

    • javieririondo
      Posted at 12:08h, 23 enero Responder

      Ante todo, gracias por tu corrección. Cometer errores es humano y también una forma de mejorar. El ser escritor no me exime ni de equivocarme, ni de que en algún momento teclee de forma incorrecta. Al final, en este blog, lo que intento es transmitir lo que yo he aprendido a lo largo de estos años para que pueda ser un pequeño impulso en la vida de alguien. Eso lo importante. Y con respecto a tu pregunta de si soy yo el que escribe, la respuesta es sí. Nuevamente, gracias por tu aportación. Un abrazo

  • Pilar Sanchez Martin
    Posted at 22:24h, 22 enero Responder

    No creo en la casualidad. Creo que lo que nos pasa, nos pasa porque nos tiene que pasar. Aunque el destino nos pone en situaciones en las que tenemos que tomar decisiones,, sea cual sea la decision que tomemos, aunque nos equivoquemos era la que teniamos que tomar.. Por todo esto creo que nuestro destino en realidad esta escrito aunque tengamos la impresion de que decidimos como va a ser. Es solo mi opinion. Saludos.

  • Conchita Ben Fraga
    Posted at 21:37h, 22 enero Responder

    Pues sí, a veces me parece como que hay muchas casualidades, cosas raras, que te da que pensar.

    Llámale destino, serendipia o X…pero es muy raro, raro, raro….

    😬😎

  • Isabel López
    Posted at 21:37h, 22 enero Responder

    A mí me ha ocurrido y gracias a quien encontré sin buscarlo, por casualidad, tomé una decisión importante que me dio la vuelta a mi vida y ahora soy muy feliz.

  • Isabel Altuna
    Posted at 17:49h, 22 enero Responder

    Gracias Javier por tus artículos, me están ayudando mucho. Un abrazo.

  • yoleisi
    Posted at 17:23h, 22 enero Responder

    Louis Pasteur dijo: “La fortuna favorece a la mente preparada”. Eso supone toda una vida dedicada al estudio: perseverancia, el estar continuamente aprendiendo. Además, esta preparación debe ser de una formación global, lo más completa posible, porque muchos de los grandes descubrimientos se produjeron gracias a que el investigador tenía nociones básicas de muchos campos diferentes dentro de la ciencia (se necesitan muchos conocimientos para comprender el problema; si este no se entiende, difícilmente se encontrará la solución). Los accidentes se convierten en descubrimientos gracias a la curiosidad manifiesta del que observa el suceso, que, junto con la percepción, le llevan a darse cuenta del significado de lo que acaba de ver. Ambas, curiosidad y percepción, pueden ser más despiertas en el caso de algunas personas, pero también pueden estimularse. Está claro que la observación va a ser fundamental en lo que la “serendipia” se refiere. Por eso es muy útil ir anotando todos los resultados obtenidos en las investigaciones: tanto los esperados como los inesperados. Y todo eso hay que interpretarlo con la mayor objetividad posible

  • Jonatan Sanz Alvarez
    Posted at 11:29h, 22 enero Responder

    Hola Javier yo si creo a veces que el destino te tiene algo reservado, que las cosas suceden por algo, unas que pasan a veces como no queremos, pero que dan paso a cosas nuevas, mejores, la vida tiene un plan para ti, cuando algo parece terminar, algo nuevo empieza pero siempre podemos decidir cual va aser nuestro destino. no conocia tu historia ni tus libros, hasta que en mi peor etapa, destrozado y buscando soluciones me encontre con alguien que si los habia leido y me los recomendo, y ahora son de mis favoritos sin dejar de aprender, y crecer. el destino quiso que cayeran en mis manos para ayudarme, vaya si lo han hecho. un fuerte abrazo

  • Delfina
    Posted at 11:00h, 22 enero Responder

    Buenos días Javier,
    Sin duda nosotros guiamos nuestra vida a grandes rasgos. En mi caso me guío mucho por mi intuición que no suele fallarme, me indica muy bien qué decisión me llevará donde inconscientemente o conscientemente quiero llegar.
    No obstante, en algunos momentos te das cuenta de que la vida está a tu favor y parece magia. Yo creo que eso son señales de que ese es el camino.
    Por ejemplo: conocí al que hoy es mi marido pero el vivía en Madrid y yo en Castellón y justo un año después de estar conociéndonos y viéndonos los fines de semana surgieron oportunidades laborales para ambos y muy buenas en Valencia. Hicimos las entrevistas y conseguimos el trabajo a la primera. Lo mismo sucedió con el alquiler del piso, todo fue rodado y en menos de un mes. No me lo podía creer.
    Este ejemplo es una muestra de lo que quiero decir. Las decisiones son personales pero las oportunidades no.
    Un saludo. Te recuerdo con cariño. Delfina

  • Blanca POveda
    Posted at 10:58h, 22 enero Responder

    Es casualidad o serendipia, o tal vez el destino, que justo ahora que llevo varias semanas dándole vueltas a si hacer o no hacer una cosa, justo hoy me llegue tu artículo con esta frase ” tu puedes cambiar tu historia y el momento es ahora.”

    gracias

  • luisy
    Posted at 10:42h, 22 enero Responder

    las decisiones que tomamos nos dirigen hacia un lado o hacia otro pero también creo que el destino hace que estemos en ese momento y ese lugar que nos hace tener que tomar una o otra decisión

  • Alicia Collado Fernández
    Posted at 10:30h, 22 enero Responder

    Hola Javier.
    Ante todo felicitarte por tu inmensa labor y trabajo para ayudar a tantas personas que te seguimos por encontrarle sentido a la vida, por tantas situaciones por las que pasamos que no entendemos y tus palabras nos ayudan a ver la vida desde otra perspectiva y darnos un rayo de esperanza y saborear la paz interior.
    Respecto a la serendipia, yo nunca creí en la casualidad, sino en la causalidad. Depende del camino que tomemos nos encontraremos aquello que nos es necesario en ese momento para ayudarnos a crecer.
    Un saludo y muchas gracias

  • sònia guiu triquell
    Posted at 10:26h, 22 enero Responder

    Hola Javier!
    estoy deacuerdo contigo, somos nosotros quienes tenemos que ir en busca del destino y en esa búsqueda se nos aparecen oportunidades y luego es cuando tenemos que escoger…….y a veces creo que cuando podemos estar saturados nos tenemos parar y es en en ese estado cuando la vida nos pone una señal u oportuindad y aquí está otra vez nuestra elección a volver o no a la acción.

  • Beatriz
    Posted at 09:53h, 22 enero Responder

    Hola Javier . Estoy de acuerdo con que las decisiones que tomamos nos hacen cambiar nuestro destino . Pero creo que si hay muchas casualidades en mi vida y estoy en estos momentos viviendo una de ellas a la cual le llamo “destino” .

  • maleni
    Posted at 09:18h, 22 enero Responder

    uffff no se que decirte, hay veces que pienso una cosa y otras veces pienso otra, pero creo como tú, que depende de las decisiones que tomemos lo que determina nuestro destino

  • josep marquez
    Posted at 08:51h, 22 enero Responder

    buenos días Javier, yo creo en el destino, como también creo en que hay que tomar decisiones, arriesgarse, para seguro llegar a los que el destino nos tiene preparado

Post A Comment

Example Dialog Text