➤ Resiliencia: Significado y 5 Hábitos Clave de Personas Resilientes
resiliencia significado

Resiliencia: significado y cómo convertir la adversidad en una oportunidad

A lo largo de la vida todos pasamos por momentos difíciles, dolorosas situaciones que nos ponen a prueba; fracasos, pérdidas, problemas económicos, separaciones…  Son  momentos que nos pueden llevar al límite emocional, en los que dudamos si seremos capaces de superar dichas situaciones. Sin embargo, aunque en esos momentos de crisis lo veamos o nos sintamos así, se pueden transformar en oportunidades. Eso es la resiliencia. Me explico.

A veces, cuando ya no tenemos nada que perder y todo que ganar, cuando podemos abandonar y darnos por vencidos o cuando no sepamos ni qué hacer, ni cómo salir de ahí, siempre existe la posibilidad de tomar la decisión de levantarnos con dignidad a pesar de los moratones. Dicho de otro modo: decidir comenzar de nuevo, y esa es la necesaria actitud para enfrentarnos a las dificultades.

1. Resiliencia: significado

 

1.1 Resiliencia según la RAE

 

La Real Academia de la Lengua Española define la resiliencia como:

La capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o unestado o situación adversos.

1.2 Definición de resiliencia en el ámbito de la psicología y el desarrollo personal

 

La resiliencia es la capacidad para superar la adversidad, pero no solo eso. También es la habilidad de soportar situaciones límite, de la flexibilidad de readaptarnos y transformar esas situaciones en desafíos de los que salir aún más reforzados que antes.

Aunque algunas personas dispongan de ella de forma innata, no es algo con lo que se nace, sino una habilidad que se puede desarrollar. Sin embargo, existe una evidente influencia en nuestra educación.

Lo podemos comprobar en los niños a los que se les ha dado todo, confundiendo el amor con la permisividad, en donde no han tenido que sacrificarse por apenas nada y se les ha querido evitar cualquier frustración a toda costa.

 

Esa sobreprotección genera una fragilidad emocional, y puede convertirse en una preocupante falta de resiliencia para superar la adversidad y los retos que la vida les deparará en el futuro.

Es por ello que una persona resiliente tiene la firme voluntad de persistir ante la adversidad, mantener la determinación a pesar de los problemas, las desafiantes circunstancias y los retos del camino.

2. Características de las personas resilientes: 5 hábitos clave

2. Características de las personas resilientes: 5 hábitos clave

Todas y cada una de estas cualidades puedes trabajarlas, así que toma nota:

a) Flexibilidad ante el cambio. La vida es cambio y está llena de “sorpresas”. Por ello, tenemos que comprender que no debemos tener miedo al cambio porque es algo natural que nos acompañara a lo largo de nuestra vida. No tenemos que verlo como una amenaza, sino como una oportunidad de crecer. Si nos aferramos a la seguridad eso genera más inseguridad. Cuánto más control queremos tener, más tensión generamos. Lo rígido se rompe, así que para ser resiliente hay que ser flexible.

b) Relativiza. Pregúntate: ¿es normal que reaccione de esta manera ante esta situación? En demasiadas ocasiones magnificamos nuestras reacciones y eso aumenta la intensidad de nuestras emociones, creando una bola que va haciéndose cada vez más grande. Si no somos capaces de tomar distancia, nos desbordaremos. Por lo debemos parar, respirar, vernos desde fuera, convertirnos en un observador de la situación para tener mejor perspectiva y una mejor visión de la situación.

 

 

c) Acepta que las cosas no van a ser siempre como nos gustaría que fuesen, ni como se supone que deberían ser. Las cosas son como son y tenemos que lidiar con ellas. Lo que sucede es lo que sucede, no podemos cambiar lo ocurrido, pero a partir de ahí somos nosotros los que damos el significado a eso (recuerda la famosa lección de Ortega y Gasset de Yo soy yo y mis circunstancias).

Podemos magnificar o reducir, podemos verlo como una injusticia o como un reto. Cuanto más relativicemos las cosas, mejor gestionaremos nuestras emociones, nuestra vida y más resilientes seremos.

 

d) Autoestima. Las personas resilientes confían en sí mismas, no pierden mucho tiempo lamentándose; no tienen tanto miedo a las críticas o al qué dirán. Son personas que se centran en sus objetivos y los persiguen con determinación para volver a resurgir. Y esa autoestima les permite pedir ayuda si lo consideran necesario.

e) Convierte los problemas en lecciones. Los problemas se pueden convertir en oportunidades de generar grandes cambios de vida. Las personas resilientes comprenden que las crisis van y vienen, y cada una puede aportarnos una lección de vida. Por ello, hay que aprender de ellas para crecer y superarse, y dar el lugar que se merece a la perseverancia.

 

 

3. Cómo desarrollar la resiliencia

3. Cómo desarrollar la resiliencia

Para empezar, como te decía en el punto anterior, debes trabajar y aplicar en tu vida determinadas cualidades. No lo olvides: no se nace resiliente, se trabaja.

Después, hay que tener presente que muchas personas desconocen su verdadera capacidad de superación hasta que la vida les enfrenta a una situación traumática; donde no hay más opción que ser verdaderamente fuertes. Son momentos en los que el dolor se transforma en fortaleza y determinación para volver a levantarse, continuar y superarse.

En ocasiones esas situaciones que parecían el final o el peor momento de nuestra vida, se transforman a largo plazo en el momento en el que nuestras prioridades, nuestros valores y nuestra vida cambian para siempre.

 

Y ahora, cuéntame: ¿qué importancia le das a la resiliencia? ¿Cómo la trabajas tú? Déjame tu reflexión 👇en la zona de comentarios 👇.

 

EBOOK JAVIER IRIONDO

Resiliencia: significado y cómo convertir la adversidad en una oportunidad
4.8 (96.47%) 17 votes

21 Comments
  • Anna Santiago Diaz
    Posted at 22:41h, 29 noviembre Responder

    Lo comparto desde mi experiencia! Somos más fuertes de lo que pensamos!
    Gracias Javier,

  • josep marquez
    Posted at 08:50h, 29 noviembre Responder

    buenos días Javier, gracias por tus sabios consejos y por tu ayuda a superarnos un poco mas cada día, como un día un futbolista dijo ” Contigo empezó todo” contigo empezó una nueva version de mi vida ” gracias

    • Anna Santiago Diaz
      Posted at 22:40h, 29 noviembre Responder

      Lo comparto desde mi experiencia! Somos más fuertes de lo que pensamos!
      Gracias Javier,

  • Ana Gimeno
    Posted at 08:42h, 29 noviembre Responder

    Muchas gracias por todo lo que me enseñas cada semana es tus articulos.
    Acabo de descubrir la palabra RESILIENCIA… y me ha dejado muy sorprendida porque me he dado cuenta, que es algo que he aprendido viendolo como ejemplo en mi madre pero que no tenia nombre ni a lo mejor le daba la importancia que merece porque ya parece que has nacido con ello.
    Por mi trabajo, muchas veces detecto ese poco espiritu de seguir adelante de luchar. A veces, me cuesta mucho transmitir eso que xa mi es lógico, xq como tu dices, no tengo otra opcion que levantarme y seguir.
    Me acabas de dar muchas ideas para seguir aplicando la reisilencia en mi y en mi equipo de trabajo.
    Gracias Javier por tanto!
    Un beso!

  • Ines maria
    Posted at 22:30h, 28 noviembre Responder

    Cómo siempre muchas gracias.

  • carlos andres
    Posted at 19:06h, 28 noviembre Responder

    Hola javier.

    Afortunadamente es un don con el que nacemos, paradojicamente se fortalece con las dificultades que superamos, ojala en las escuelas esta sea una asignatura que dicten a los niños para que crezcan con fortaleza mental.
    Por mi parte se las enseño a mis hijos y por supuesto que yo la he fortalecido con el pasar del tiempo y aumentando mi autoestima, leyendo, escuchando audios de superación y ejemplos de vidas de seres resilientes como tu, Por supuesto que examino toda mi vida y recuerdo todo lo que he superado.
    Me considero un afortunado!!

    Gracias por tus aportes y muchas bendiciones!!

  • jesus sanchez tortosa
    Posted at 17:27h, 28 noviembre Responder

    hola Javier.

    estoy muy interesado en tus talleres y conferencias me puedes dar un tlf o direccion donde remitirme, he intentado un par de correos sin exito.

  • Francisco jesus
    Posted at 23:03h, 27 noviembre Responder

    Hola Javier como siempre dando lecciones que todos necesitamos sobre todo los que estamos en un cambio continuo y progresivo para ser mejores seres humanos y así primero ayudarnos a nosotros mismos y después a otras personas yo personalmente me identifico con el pos de hoy porque yo he estado en lo más alto y en lo más profundo y ahí es cuando te das cuenta hasta donde llega la fortaleza del ser humano gracias Javier un fuerte abrazo sigo aprendiendo

  • Vladimir García
    Posted at 21:59h, 27 noviembre Responder

    Cómo siempre, excelente artículo. Muchas gracias!

  • Lola
    Posted at 17:08h, 27 noviembre Responder

    Me encanta la claridad y optimismo con que nos expresas el significado de tantas actitudes, emociones, … fundamentales para el crecimiento personal y la evolución espiritual.
    Dicho esto, tengo que decir que como la casualidad no existe y así vuelvo a comprobarlo, andaba yo cansada de ser tan resilente cuando he encontrado este artículo. Ni que decir tiene que me ha venido de perlas. Por qué yo soy de esas personas que siempre tratan de autoexigirse y esforzarse un poco más y más, hasta casi la extenuación. Y vuelvo a levantarme y continuar, casi sin fuerzas pero ahí estoy. Y una vez más me regenero. A veces me siento tan cansada que no quiero volver a levantarme, pero aún así, siempre me levanto.
    Y ahí estaba yo…, justo antes de tropezar con este artículo que me hace querer reconciliarme con mi residencia.
    Y es que en todo siempre es necesario un equilibrio. Así que, desde mi experiencia personal puedo decir que nacer resilente tampoco es que sea …. se sufre por la incomprensión de los demás, por qué eso lleva a sufrir a seres que amas, por impotencia…. y el dolor te obliga a buscar el equilibrio necesario.
    Ya sabemos que el trabajo interior ha de ser constante y perpetuo.
    Gracias.

  • Silvia
    Posted at 15:50h, 27 noviembre Responder

    Querido Javier!
    Me encantò tu enfoque de la resiliencia….”Tomar distancia de las situaciones que nos desbordan y gestionar las emociones”.Esto es clave en mi vida. Asi he salido adelante desde enfermedad a situaciones de enojo cotidianas por causas insignificantes.Saber que todo sucede para un aprendizaje y evolucionar del dolor al Amor.
    SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII…..SE PUEDE APRENDER!!!!
    Gracias! Infinitas Gracias!!!

  • Maite
    Posted at 11:05h, 27 noviembre Responder

    Muy buena lección la resiliencia.
    Segun las creencias que tenia antes hay una frase que me hace reir y es “Dios mio no aguanto más ” y luego pienso : Pues si Dios me manda todo lo que puedo aguantar voy apañada .
    Gracias y sigue así Javier
    Un abrazo!!!!!!

  • ana
    Posted at 09:06h, 27 noviembre Responder

    Javier:
    Siempre es gratificante leer tus post. Yo me considero una persona fuerte, supongo que será porque, como dices, he aprendido a relativizar las cosas y a intentar superar los problemas, sobre todo cuando su solución no depende de mi.
    Pero tengo una hija que lo magnifica todo, y aunque al final supera las cosas, le cuesta mucho; padece por cosas que por lo menos para mí no tienen esa importancia y me cuesta hacerle llegar que tiene que superar esa actitud.
    Un abrazo,

    • javieririondo
      Posted at 12:32h, 28 noviembre Responder

      Piensa en la edad que tiene. Forma parte de su proceso. Acompáñala, enséñale tu visión y poco a poco irá calando en ella. Pero deja que realice el proceso a tu tiempo. Los hijos aprenden de nuestro ejemplo, no de lo que les decimos. Abrazo!

  • Daniel Farías
    Posted at 19:47h, 25 noviembre Responder

    Hola, Javier!
    Cómo estás?
    Antes que nada quiero decirte que es un muy buen post. Y muy claro por cierto.
    Respecto de la pregunta acerca de cómo la trabajo, es simple, aunque no fácil. Me concentro en las características que mencionas. Principalmente la autoestima y en relativizar las cosas.
    La primera con conductas que den valor a los demás; la segunda, haciéndome preguntas del tipo “¿qué puede pasar…” ? “¿realmente va a pasar que…?”, “¿qué puedo hacer a futuro?”.
    Bueno, esos es todo y no me extiendo más y lo comparto.
    Un abrazo!

Post A Comment

Example Dialog Text