felicidad

 

La felicidad -ese esquivo y deseado objeto de deseo- se ha convertido en un producto de enorme demanda. Porque, ¿quién no quiere ser feliz? Así que ante tal demanda son muchos los que venden toda clase de claves y fórmulas para alcanzar la felicidad. Pero esa búsqueda también deberíamos verla desde otro punto de vista porque hay aspectos fundamentales (previos) que se pasan por alto.

 

FELICIDAD ES RESPONDER A ESTA PREGUNTA

 

En vez de solamente buscar infinitas claves y objetivos que alcanzar, tendríamos que preguntarnos lo siguiente:

  • ¿Qué es aquello de lo que debemos deshacernos?
  • ¿Cuáles son los lastres que nos impiden ser más felices?
  • Incluso, podríamos preguntarnos ¿por qué tenemos esa maravillosa habilidad para a veces retorcer tanto la cosas y complicarnos la vida?

Si te fijas, estas 3 preguntas son, en verdad, una sola. Y si las respondiésemos con sinceridad, haríamos grandes descubrimientos. Probablemente, nos quitaríamos una pesada mochila de encima que nos ayudaría a ser más felices. La felicidad no depende de lo que logramos, sino de la calidad de nuestra vida emocional, de nuestro mundo interior, de minimizar dichos conflictos. Todo ello allana el camino hacia un mayor grado de felicidad.

Así que quiero poner el foco en uno de esos conflictos que nos impiden ser más felices porque precisamente hace pocos días he vivido un claro ejemplo de ese conflicto, reacción o arte que nos hace amargarnos la existencia.

FELICIDAD Y EL ARTE DE AMARGARNOS LA VIDA

felicidad

Foto de mi perfil de Instagram –> @Jiriondo1

Recientemente, estaba en mi último día de viaje en el Kilimanjaro y desde donde escribí este post. Tuvimos un pequeño problema sin mayor importancia, pero dos personas que conocí en el viaje tomaron la firme decisión de indignarse lo más profundamente posible y convertir al enorme Kilimanjaro en una pequeñez, comparado con su gigantesco problema.

Naomi, la pobre chica que aguantó estoicamente el indignante chaparrón de ridiculeces magnificadas, supo sobrevivir al hábito de dos personas de coger un pequeño problema, indignarse y convertirlo en algo enorme. Un magnífico método para amargarse la vida. Si queremos ser más felices, una de la primeras condiciones es aprender a desdramatizar y hacer justo lo contrario y con una mejor actitud: convertir los supuestos grandes problemas en algo más pequeño.

En cuanto la pobre Naomi -que nada tenía que ver con el minúsculo problema- se liberó de la airada y desproporcionada tormenta de quejas y se dirigió hacia mí con toda la tensión para preguntarme al respecto. En cuanto se acercó, le pregunté si necesitaba una pastilla para el dolor de cabeza o un extintor porque le salía humo de las orejas… Lo cierto es que le dio tal ataque de risa (porque se sintió comprendida y sorprendida) que para disimular se alejó un momento. Minutos más tarde regresó con una gran sonrisa  de alivio y empatía, y con una mirada de complicidad para decirme ¡ya, es que llevas una semana con ellos!

FELICIDAD Y CONTRIBUCIÓN: UNA PAREJA BIEN AVENIDA

Ese instante fue divertidísimo y me hizo enormemente feliz poder cambiar toda su tensión por relax y comprensión. Una vez más, reaparece la contribución, otra de las claves de la felicidad. Así que puedes dejar cicatrices o puedes dejar huella, puedes coger un pequeño problema y crear un drama o puedes cogerlo, desdramatizar  y convertirlo en algo mucho más sencillo.

La primera opción es un mecanismo que va generando tensión y frustración. La segunda, es un signo de madurez que hace que las cosas fluyan más fácilmente y un generador de bienestar emocional y de felicidad. Porque una vida feliz no es una vida sin problemas (eso no existe), ya que a cada rato ésta nos va poniendo a prueba.

 FELICIDAD ES NO ENGANCHARNOS A ESPIRALES NEGATIVAS

Cada uno de nosotros tenemos nuestros problemas, desafíos, dificultades y todo tipo de circunstancias que van apareciendo en el camino. Por eso, la gran diferencia, el reto y el verdadero aprendizaje es aprender a manejar esas situaciones sin que nos afecten tanto emocionalmente. Aprender a no engancharnos en esas espirales negativas por las que todos pasamos para que duren lo menos posible y sin caer en victimismos para aprender de ellas.

Supongo que a veces creemos que si logramos la ansiada felicidad, los conflictos emocionales y la tensión desaparecerán por arte de magia. Pero es cuando trabajamos nuestro desarrollo personal, nuestro auto conocimiento, cuando nos comprendemos  y manejamos mejor nuestras emociones; es entonces cuando se reducen la tensión y los conflictos internos, y cuando la felicidad -que está aplastada bajo esos conflictos- comienza a surgir.

Resolvamos nuestros conflictos internos, aprendamos a relajarnos, no magnifiquemos lo problemas y dejemos de complicarnos tanto la vida. Solo así, el resultado de esa ausencia o reducción de conflictos emocionales se transforma de forma natural (y sin tener que alcanzar grandes logros como a veces suponemos) en un estado de bienestar emocional, de mayor paz interior o felicidad.

¿Tú qué opinas? ?Déjame tus comentarios más abajo ?


Ya puedes descargar GRATIS mi ebook #ElBuenAmor: claves para que una relación de pareja funcione. Espero que guste y que pueda aportarte cierta claridad a esa eterna confusión que rodea al mundo del amor. Tanto si quieres encontrar pareja, como si ya la tienes, deseo que estas líneas te ayuden a comprender más y mejor a la otra persona.

ebook javier iriondo

7 comentarios

001
Trini
15.05.2017 a las 10:10 Enlace Permanente

Para mí esta es la clave”Pero es cuando trabajamos nuestro desarrollo personal, nuestro auto conocimiento, cuando nos comprendemos y manejamos mejor nuestras emociones; es entonces cuando se reducen la tensión y los conflictos internos, y cuando la felicidad -que está aplastada bajo esos conflictos- comienza a surgir.”

002
joaquin
15.05.2017 a las 12:20 Enlace Permanente

SI.JAVIER TIENES RAZON .AUNQUE ES MUY DIFICIL CONCENTRARNOS EL LO VERDADERAMENTE IMPORTANTE.QUE NO ES OTRA COSA QUE SER FELICES SIMPLEMENTE.

003
Marcela
15.05.2017 a las 12:37 Enlace Permanente

Hola Javier!! M encantó e post de hoy…sinceramente trabajo dia a día para aprender a desdramatizar y no engancharme tampoco en la negatividad y queja de los demás…muchas veces lo consigo y m siento plena feliz pero cuando no lo consigo m pregunto porq? Q m pasa? E intento comprender q hago lo mjor q puedo y q a veces sadrá bien y otras no…q hay q seguir trabajando y aprendiendo para evolucionar.
Un fuerte abrazo. Gracias!!!

004

MUUUAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

005
Nivia Pisaco
15.05.2017 a las 15:17 Enlace Permanente

Siempre son oportunas tus intervenciones que me llegan…Tienes toda la razón, pero cómo cuesta no amargarse la vida y a veces como tú dices por tonterías….
Que tengas un buen día!!!

006
Mercè
30.05.2017 a las 09:44 Enlace Permanente

Hace tiempo que deseaba comentarte alguno de tus artículos que sigo cada semana en El diari del Vallès (soy antigua colaboradora).
Estoy de acuerdo en lo que opinas sobre su artículo “El secreto de la felicidad”. Debemos intentar no enrocarnos con las cosas negativas que nos suceden. Si las analizamos un poco nos daremos cuenta que no es necesario preocuparnos por ellas.
Intento tener en mi mente la frase que decía mi padre “la felicidad no llevaba camisa”.
Un abrazo,
Mercè

007
Carmen Velasco
21.06.2017 a las 19:56 Enlace Permanente

Hola Javier,

Me quedo con lo de “que las cosas fluyan….
Estar rodeado de gente que le saca punta a todo, que entran en una espiral de agobios, crispaciones, desvaloraciones a personas que no conocen….y todos entrando en esa vorágine, alimentándose uno de otro…
me agobia, me hace sentir incómoda en algunos casos y en otros me produce risa, cosa, en este caso, que no gusta nada….,
Intento distanciarme de ello, aunque cuesta.
Me gusta tu forma de explicar las cosas y me identifico con ello…. leerte me ayuda a reafirmarme en ese pensamiento

Dejar un comentario

Pin It on Pinterest

Share This
  • Suscríbete a mi Blog
    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario







    Dia      Mes      Año

    Introduce tu día y mes de cumpleaños para acordarme y felicitarte.




    la dirección de correo a la que llegarán los emails.






    Ver política de privacidad y aviso legal