El coste de la crítica: lo que siembras es lo que recoges
el coste de la critica, por Javier Iriondo

El coste de la crítica: lo que siembras es lo que recoges

Con los años uno va aprendiendo algunas cosas -más nos vale-, aunque a veces parece que no se nota  porque demasiadas veces tropezamos de nuevo en la misma piedra. Y a la que me refiero no es en este caso una que nos encontramos en mitad del camino, sino una que nosotros mismos construimos: la piedra de la crítica.

Sin embargo, hay lecciones de vida que se repiten como si hubiésemos suspendido ese examen una y otra vez, hasta que finalmente aprendemos la lección. Lo cierto es que la crítica se convierte siempre en un peligroso boomerang que por lo general se vuelve contra nosotros.

1. Así que la pregunta es ¿cuánto te ha costado crítica? ¿Por qué lo hacemos?

A veces, la incomprensión y la frustración nos lleva a la crítica como método de evasión por distintos motivos, como válvula de escape; a veces, por la engañosa sensación de aliviar cargas emocionales y porque el ser humano tiene la necesidad de sentirse inocente. Por eso, si encontramos culpables contra los que cargar, parece que aligeramos nuestra conciencia.

En algunos casos, aunque sea de forma inconsciente, la crítica es una forma de sentirnos superiores a los demás y, aunque no lo hagamos con esa intención, la cuestión es que a veces lo hacemos y nos enzarzamos en discusiones gratuitas que no aportan nada, pero que finalmente en demasiadas ocasiones se vuelven  en nuestra contra.

 

1.1 ¿Cómo puedes confiar en la personas que no dejan de criticar todo y a todos? ¿Serás tú el siguiente en la lista?

En la vida puedes ser un constructor o un destructor. La verdad es que es fácil criticar porque no hace falta ser valiente, ni inteligente para hacerlo, pero sí para contenerse y no saltar en el momento más inadecuado. Ese es un indicador de nuestro control y de nuestra madurez.

Así que estemos atentos para mantener la balanza del lado correcto, para que de nuestra boca salgan menos críticas y más reconocimientos, ya que aquello que sembramos es lo que recogemos.

Suscríbete en el blog de Javier Iriondo

El coste de la crítica: lo que siembras es lo que recoges
5 (100%) 1 vote

3 Comments

Post A Comment

Example Dialog Text