estrés


El estrés es algo que todos sufrimos en algún momento. Se trata de una reacción de nuestro cuerpo que se presenta como un sentimiento de tensión física o emocional y que puede ser provocada por un cúmulo de situaciones y/o  causado por nuestros pensamientos,  la interpretación y el significado que damos a ciertos hechos.

El estrés es una indeseada emoción  que devora una gran parte de nuestra atención y energía, y entre una gran lista de síntomas, aumenta la irritabilidad, el agobio, la confusión, nos acelera, nos hace perder los nervios, genera tristeza o depresión y nos agota debido a la confusión mental. Sin duda, acaba reduciendo en gran medida nuestra capacidad de concentración y productividad.

Lo cierto es que no sólo las personas reaccionan de muy distintas maneras al estrés, sino que cada vez más sufren de estrés por la inacabable lista de tareas y el demandante mundo que cada vez parece que nos exige más. Todos pasamos por momentos en los que el trabajo, las circunstancias y obligaciones se nos hacen cuesta arriba y nos sentimos desbordados y saturados. Por ello, aquí van algunos consejos para ponerle remedio.

1- Pon orden y prioridades. Define y escribe tu lista de prioridades, las cosas realmente importantes para no desviar tu atención hacia mil cosas y acabar aún más estresado. Orden.

2- Elimina algunas actividades. Cuando quieres hacer demasiadas cosas o abarcar demasiado,  es una manera de no acabar nada y terminar desbordado. Simplifica.

3- Cuidado con las multitareas porque son el gran enemigo. Querer hacer varias cosas a la vez y saltar de una actividad a otra sin acabarlas es algo que aumenta el estrés. Terminar lo que empiezas es una manera de reducir el estrés y recuperar el control.

4 – No pretendas ser perfecto; nadie lo es. La perfección es el mejor aliado del estrés, ya que se pasa la vida persiguiendo algo que no existe y hace que encuentres defectos a todo. No seas tan exigente ni perfeccionista, porque nadie lo es. Acepta.

5- Aprende a decir no. No gracias, lo siento, en este momento no puedo. Esas palabras nunca han matado a nadie, así que aprende a valorar tu tiempo, aprende a respetarte, darte un tiempo para ti y tus prioridades y deja de satisfacer las expectativas de los demás. Tu prioridad es tu salud y tu bienestar emocional.

6- Haz más deporte. Sólo tienes un cuerpo y una cabeza, no puedes comprarte otra, así que cuídate. El deporte nos ayuda a liberar tensión, relajarnos y  genera numerosos tipos de beneficiosas hormonas que nos ayudan en todos los sentidos y reducen el estrés.

7- Procura descansar más. El cansancio es amigo del estrés, así que procura descansar más y dale a tu cuerpo las horas que necesita de sueño para reponerse.

8- Acaba tareas pendientes. Terminar tareas y las cosas que nos hemos propuesto es de lo mejor de podemos hacer para reducir las sensación de estrés, ya que cuando acabamos algo genera una mejor sensación positiva de autocontrol.

9- Aprende a relajarte y a desconectar.  El mundo no se va a acabar por parar un poco y desconectar,  es más, cuando paramos cada cierto tiempo y desconectamos, al regresar a la actividad somos más efectivos. Así que para, desconecta y respira para luego ser más efectivo y productivo. Conecta con la naturaleza.

10- Haz algún tipo de meditación, Mindfulness o yoga. La cuestión es buscar tu manera y tu momento para  parar la mente, dejar de vivir en el pasado o las preocupaciones del futuro y aprender a estar más tiempo en el presente.

¿Añadirías algún consejo más? Déjamelo en comentarios. Te leo.

estrés

Dejar un comentario

Pin It on Pinterest

Share This
  • Suscríbete a mi Blog
    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario







    Dia      Mes      Año

    Introduce tu día y mes de cumpleaños para acordarme y felicitarte.




    la dirección de correo a la que llegarán los emails.






    Ver política de privacidad y aviso legal