¿Quieres leer el primer capítulo de mi último libro Los 10 pasos hacia tu cima personal y algunos fragmentos exclusivos que he escogido para ti? Tan sólo tienes que suscribirte en mi blog ?

Tienes todas mis fotos y frases en mi perfil de Instagram: @jiriondo1

Tienes todas mis fotos y frases en mi perfil de Instagram: @jiriondo1

Esta es la 2ª parte del artículo sobre cómo librarse o reducir los pensamientos negativos, por lo que si no has leído la primera parte o quieres recordarla, lo puedes hacer aquí.

Inevitablemente por momentos todos tenemos pensamientos y emociones negativas que no deseamos y de los que queremos librarnos, por lo que son necesarias estrategias y herramientas para librarnos de esas malas hierbas que a veces nacen en el jardín de la mente.

A lo largo de nuestra vida, todos vamos adquiriendo todo tipo de hábitos y algunos de ellos -de pensamientos, de enfoque, de comportamiento, de lo que hacemos- se convierten en repetitivas rutinas que nos llevan al mismo lugar emocional de siempre. Si nos abandonamos, aunque sea de manera inconsciente, tenemos la tendencia de absorber todo lo que ocurre a nuestro alrededor… y ya sabemos que lo que solemos recibir del entorno no siempre es lo mejor y más inspirador…

Todo eso nos afecta en mayor o menor medida y tiende a aumentar la cantidad de pensamientos negativos, afectando a nuestras expectativas de futuro y a nuestra confianza. Por ello, si queremos mejorar la calidad de nuestros pensamientos y nuestras emociones, tenemos que tomar decisiones sobre la cantidad y calidad de información a la que nos exponemos, porque cuanta más información de calidad y nuevos conocimientos constructivos recibamos, más mejorará la calidad de nuestros pensamientos, de  nuestras expectativas y de nuestras emociones.

Esa decisión a la que te expones es absoluta y totalmente tu responsabilidad, así que escoge bien.

Estos son los puntos que tratamos la semana pasada:

– Lo primero es “darte cuenta” que tu viejo amigo ha vuelto a aparecer…

– Ponle un nombre a esa voz negativa.

– Atente a los hechos, no a las suposiciones de lo que podría ocurrir.

– Cambiar el estado mental dirigiendo el enfoque a un objetivo concreto.

Y ahora, pon atención a los siguientes puntos:

Reconoce lo bueno a tu alrededor y sé agradecido. Deja de pensar en todo lo que te falta por hacer, lograr o demostrar y sé más agradecido por lo que sí tienes: por estar vivo, por otro día que es una oportunidad, por la familia, amigos, personas queridas, por el aire, el sol… Si no eres agradecido por las pequeñas cosas -que al final son las grandes-, jamás tendrás suficiente y todo te parecerá poco.

Escribe qué es lo que te preocupa y/o la causa o enfoque de los pensamientos negativos. En  muchas  ocasiones no sucede nada realmente grave y concreto que sea una verdadera amenaza en nuestra vida, sino que son pequeñas situaciones y sucesos que se van acumulando y que nos hacen sentir que la situación nos sobrepasa. Nuestra mente cada vez se dispersa más en infinidad de cosas, nos agobiamos, aumenta el problema y parece que todo nos supera.

Lo que tenemos que hacer es definir y concretar qué es lo que más nos agobia y nos preocupa, para dejar de (pre)ocuparnos y ocuparnos de ello. Nuestro cerebro, a veces, huye y evita esas situaciones que nos crean tensión; es un mecanismo defensivo, pero ‘el evitar’ también nos debilita y nos genera aún más tensión. En cambio, cuando las afrontamos, nos sentimos más fuertes, responsables y capaces, y es entonces cuando tomamos el mando y el control de nuestra voluntad, nuestra mente y nuestra vida.

Deja de generalizar. ¿Te has encontrado alguna vez diciendo Nunca me sale bien, siempre pasa lo mismo, todos son iguales, ya sé lo que va a pasar? Si eso es lo que crees, siento mucho decirte que es así, pero lo es para ti porque eso es lo que dices y es lo que crees, por lo que termina siendo como una autoprofecia.

Son tus propios pensamientos y tu lenguaje los que te colocan en ese estado mental. De algún modo, ya estás esperando que eso suceda y tu propia actitud y expectativa la provoca. Obviamente, al final sucede lo que esperabas, te das la razón a ti mismo y se confirma tu teoría… Así que abandona el hábito de generalizar, deja de hacer de fatídico pitoniso y comienza a ver las cosas como sí pueden llegar a ser. 

Muchas personas viven su vida al son que dicta la tecnología y todo el ruido externo que les rodea en vez de estar dirigidos por su música interior. Aprende a desconectar y conectar con la naturaleza o simplemente desconectar. Pon en tu agenda un merecido tiempo de calidad para ti. Para, frena, respira, conecta y se agradecido.

La idea es crear un estilo de vida que no esté dirigido por todo lo que sucede fuera, sino crear unas rutinas, una disciplina y unas prioridades que sean el centro de nuestra vida, en donde somos más creativos, más productivos y estamos en control.

P.D.-  ¿Te imaginas disfrutando una semana en velero por Ibiza y Formentera? ¿Me acompañas? Imagínate desconectar y aparcar el mundo, navegar y bañarte en aguas cristalinas, conectar con la naturaleza, reencontrarte con tu esencia, aprender, compartir momentos mágicos, ver los mejores amaneceres y puestas de sol desde el mar, charlar juntos bajo las estrellas, además de sesiones de aprendizaje, desarrollo personal y vivir de una experiencia inolvidable.

No esperes. Tan sólo queda una plaza para la semana del 9 al 15 de julio y también la opción de la semana del 16 al 22 de julio.

Si quieres saber más envía un correo a info@corporateyachting.es o llama al 96-3301303
Te dejo este vídeo para que te hagas una idea…

Dejar un comentario

Pin It on Pinterest

Share This
  • Suscríbete a mi Blog
    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario







    Dia      Mes      Año

    Introduce tu día y mes de cumpleaños para acordarme y felicitarte.




    la dirección de correo a la que llegarán los emails.






    Ver política de privacidad y aviso legal