11Jun
2016
Escrito a las 5:43 pm

¿Quieres leer el primer capítulo de mi último libro Los 10 pasos hacia tu cima personal y algunos fragmentos exclusivos que he escogido para ti? Tan sólo tienes que suscribirte en mi blog ?

Tienes todas mis fotos y frases en mi perfil de Instagram: @jiriondo1

Tienes todas mis fotos y frases en mi perfil de Instagram: @jiriondo1

A veces evitamos tomar ciertas decisiones por miedo al cambio, por las dudas sobre si seremos capaces de llevar a cabo lo que nos gustaría hacer y las acciones necesarias para ello.

Por algún estúpido motivo asociamos esas acciones y esos cambios con algo costoso y doloroso, con todo lo que tendríamos que hacer… Pero el mayor dolor surge de nuestro más profundo ser, cuando  sabemos que queremos cambiar algo y no lo hacemos porque permanecemos inmóviles en un lugar del que queremos huir, del que queremos salir o cambiar, y no lo hacemos por miedo al dolor y a lo desconocido.

Sin embargo, por desgracia, con demasiada frecuencia es en el presente cuando ya estamos padeciendo ese dolor por permanecer quietos. Mantenemos ese dolor cuando miramos a otro lado no queriendo ver los problemas, esperando que de alguna manera se solucionen.

Sin embargo es un dolor conocido y, a veces, llegamos a pensar que es parte de lo que somos, porque hace tiempo que vive con nosotros, incluso llegamos a pensar que es algo normal… Pero no lo es.

Por eso hay algo que debes comprender: el dolor aparece como una señal de alerta, está para servirte. El dolor te envía mensajes sobre la necesidad de cambiar y crecer, el dolor te avisa de que ha llegado la hora de tomar decisiones para encontrar soluciones.

Lo cierto es que el proceso de cambio que tememos es en realidad el más bello, porque es el momento  del descubrimiento, del crecimiento, de la revelación de nuestras capacidades; porque son esos momentos en los que nos enfrentamos a los retos, a la incertidumbre, a nuestros miedos, cuando comienza una verdadera transformación, cuando sentimos la determinación en nuestro interior.

Es entonces cuando nos adentramos en la mágica fase en la que nos damos cuenta y sentimos que estamos aprendiendo y creciendo; una inspiradora fase de crecimiento que se traduce en felicidad, ya que la felicidad está unida a la sensación de progreso personal.

Recuerda siempre que cuando nos enfrentamos a aquello que tememos, los miedos se evaporan, la determinación y la confianza aumentan y te conquistas a ti mismo. Esa es tu cima personal.

3 comentarios

001
María Columna
13.06.2016 a las 10:57 Enlace Permanente

Gracias Javier, MUUUAAAAAAAA

002
Ellheryt
13.06.2016 a las 19:48 Enlace Permanente

Excelente palabras basadas en la experiencia seguro!
No huyo Javier, sobrevivo a la circunstancia, solo eso!
Beso grande

003
Maite
16.06.2016 a las 18:39 Enlace Permanente

Mi vida lleva cambiando desde hace 9 años y este año ha sido el cambio definitivo, y sí he pasado mucho miedo y sí, aún estoy buscando mi sitio, pero crezco cada día y estos cambios con sus miedos me convierten en la mujer estupenda que soy. Gracias

Dejar un comentario

Pin It on Pinterest

Share This
  • Suscríbete a mi Blog
    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario







    Dia      Mes      Año

    Introduce tu día y mes de cumpleaños para acordarme y felicitarte.




    la dirección de correo a la que llegarán los emails.






    Ver política de privacidad y aviso legal