Tengo que darte las gracias | El blog de Javier Iriondo

Tengo que darte las gracias

No son las personas felices las más agradecidas, sino que las más agradecidas son las más felices.

Precisamente así es como comienza el libro “Donde tus sueños te lleven” del que te dejo este extracto de la primera página:

Joshua sabía que debía dar las gracias, y así lo hacía cada día, aco­giendo al astro rey con el más absoluto asombro, como si viese a un viejo amigo al que pensaba que jamás volvería a ver. Y por ello, cada día, recibía al Sol con la misma frase «Gracias por un nuevo y maravilloso día libre de cambios».

La mayoría de las personas damos por hecho, asumimos sin más, que el sol volverá a salir de nuevo cada mañana. En gran parte muchos incluso hemos perdido la maravillosa y necesaria actitud de asombro, absorbidos por nuestras rutinas y las preocupaciones diarias, tal vez pensando inconscientemente que dispondremos de todo el tiempo del mundo; esperando que las cosas mejoren en nuestra vida; que, cuando encontremos ese misterioso algo que sentimos que nos falta, la armonía llegará a nuestra vida; con la esperanza de que ese mañana sea mejor que el hoy, sin ser conscientes de que la vida es eso que pasa mientras esperamos un futuro mejor.

Por este motivo este artículo de hoy es para dar gracias, porque una vez más en el taller celebrado este pasado sábado en Valencia he tenido el privilegio de disfrutar y asombrarme de nuevo. Asombrarme al ver la total transformación en la mirada y el brillo en los ojos de tantas personas.

Doy gracias por tener el privilegio de ir presenciando como poco a poco, durante el transcurso del día, toda la energía se iba transformando. Por la oportunidad de ver como los nervios y las dudas iniciales, se transformaban en miradas emocionadas llenas de asombro, de una nueva comprensión y aceptación.

Doy las gracias por tener el privilegio de presenciar esos cambios, de ver el paso de la oscuridad de las dudas a la luz de la esperanza, de transformar miedos en certezas y determinación, por las decisiones tomadas; por ver, comprobar y sentir ese cambio total de energía, y el renacer un nuevo brillo en tantas miradas.

Doy gracias por todas las emociones vividas y todo lo que me pude llevar; por todos los abrazos y las increíbles palabras finales de agradecimiento,  con la esperanza de que esa energía perdure mucho tiempo.

Un enorme e infinito gracias por todas las emociones vividas, ya que éstas son una gran fuente de plenitud.

GRACIAS.

Tengo que darte las gracias
Vota este artículo

2 Comments
  • Laura
    Posted at 13:19h, 06 junio Responder

    Gracias a ti Javier por estar siempre ahī, a través de tus posts, conferencias,talleres y libros…
    Animandonos e impulsandonos con tus sabias palabras a cambiar para mejor ….
    Un Fuerte abrazo,
    Laura

  • Elena
    Posted at 09:34h, 06 junio Responder

    Buen trabajo, gracias y excelente frase: La vida es eso que pasa mientras esperamos un futuro mejor..

    Nunca fui a un taller tuyo o conferencia pero si leí alguno de tus libros…y aunqur no siempre..No te pierdo de vista señor creador de sueños.

Post A Comment

Example Dialog Text