28May
2016
Escrito a las 6:46 pm

PRÓXIMOTALLER-5

Es increíble como nuestras emociones pueden cambiar en segundos. En realidad, no sólo cambian ellas, sino incluso la total percepción de nuestra situación presente, la percepción de lo que nos sentimos capaces de hacer y la visión de nuestro futuro.

Como si se tratase de un rayo, a la velocidad de la luz, algún suceso, una noticia, una situación inesperada, un resultado que no llega, o cualquier otro motivo, puede provocar una transformación total en nuestro interior, un giro radical de nuestras emociones que hace que pasemos de la confianza a las dudas, de las certezas a la mayor de las incertidumbres; llegamos a encogernos atemorizados por esa nueva e invisible tormenta ante los ojos de los demás, pero que nosotros sufrimos en nuestro interior.

En la vida constantemente estamos expuestos a estos cambios, y todos los padecemos, pero en realidad no es tanto lo que ocurre, sino el significado que nosotros damos a lo que ocurre. Ese significado es el que crea nuestras emociones, las que sentimos como una poderosa realidad en el presente.

Aunque lo cierto es que esos repentinos pensamientos que surgen como rayos, lanzando estruendosos truenos en forma de amenazadores miedos, son sólo eso: pensamientos… Nuestra particular manera de interpretar lo que sucede. Sin embargo, el sentido que damos a las cosas determina nuestras emociones, y son nuestras emociones las que dominan nuestra vida.

Podrás encontrar un apartado específico sobre este punto en la página 58 del libro “Los 10 pasos hacia tu cima personal” llamado “La maestría en la interpretación y el significado de los hechos”,  así como un ejercicio para aprender a cambiar y encontrar un significado positivo o el aprendizaje ante cualquier situación.

Porque lo cierto es que, a lo largo de la vida, todas las influencias de nuestra educación y nuestro entorno condicionan en gran medida el significado que damos a todo lo que sucede a nuestro alrededor. Por eso, uno de los mayores signos de nuestro desarrollo personal que demuestran nuestra madurez emocional, es la respuesta y la gestión emocional que tenemos ante esas situaciones.

Tarde o temprano todos pasamos por momentos duros, por inesperadas dificultades, pérdidas, tragedias, por todo tipo de situaciones; es parte de la vida. La única diferencia está en cómo reaccionamos ante lo que ocurre, cuál es el significado que damos a lo que sucede, si nos convertimos en víctimas o si lo convertimos en lecciones.

Esa decisión es la libertad, la responsabilidad y el poder que cada uno de nosotros tenemos. Ese es el verdadero signo de la madurez emocional.

P.D.- Tienes toda la información de mi próximo taller en Valencia (4 de junio) aquí: http://bit.ly/1GxvXs2

Dejar un comentario

  • Suscríbete a mi Blog
    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario







    Dia      Mes      Año

    Introduce tu día y mes de cumpleaños para acordarme y felicitarte.




    la dirección de correo a la que llegarán los emails.






    Ver política de privacidad y aviso legal