¿Celebras los pequeños logros?

PRÓXIMOTALLER-3

Por momentos parece que nos hemos sumergido en una espiral en la que cada vez descansamos y desconectamos menos, ya que vivimos en una cultura donde tenemos que trabajar más, producir más y parece que nunca llegamos al final, que nunca es suficiente.

Todos tenemos metas, sueños o  aspiraciones y, en parte, esos objetivos son lo que nos motivan,  pero si sólo ponemos nuestros ojos en los grandes objetivos a largo plazo y no tenemos otros más pequeños, cercanos y más sencillos de cumplir, esa distancia entre el presente y ese lugar al que queremos llegar puede causar cansancio, una falta de motivación y la tentación de abandonar; siempre veremos el resultado demasiado lejos.

Para empeorar la situación, muchas veces nos autoexigimos demasiado, nos esclavizamos y, en ocasiones, nos convertimos en nuestro peor juez. Sin darnos cuenta nos estamos comparando de forma despiadada, pensando en lo que se supone que ya deberíamos haber logrado a estas alturas y generamos la sensación de no poder parar, ni descansar hasta llegar a ese objetivo que consciente o inconscientemente nos hemos trazado.

Por ese motivo tenemos que aprender a reconocer los pequeños logros, ser más benevolentes con nosotros mismos y dejar de mirar tanto hacia lo que aún nos falta por lograr. Tenemos que reconocer  cada avance y cada paso que nos acerca a nuestros objetivos. Así que de vez en cuando también es importante mirar atrás para ver de dónde venimos, todo lo que hemos recorrido y avanzado. De lo contrario, acabaremos agotados y desmotivados.

Así que tenemos que aprender a reconocer y celebrar esas pequeñas victorias, darnos pequeños premios, aunque sea en tiempo personal de calidad y desconexión para hacer lo que realmente te gusta; aparcar y bajarte un rato de las prisas y exigencias del mundo y poner más tiempo en las cosas que te hacen más feliz, sin remordimientos ni sentimientos de culpa, sino siendo muy consciente de ello y reafirmar: ¡¡Me lo merezco!!

Para más a menudo, respira, deja de pensar tanto en todo lo que te falta y más en lo que sí tienes, aprende a parar y a estar más en el presente. Permítete momentos de calidad o lo que consideres oportuno, porque te lo mereces.

P.D.- Tienes toda la información de mi próximo taller en Valencia (4 de junio) aquí: http://bit.ly/1GxvXs2

3 Comments
  • 🚶‍🏃‍¿Hacia dónde vas? ¿Qué estás haciendo con tu vida? ¿Lo sabes?
    Posted at 18:26h, 11 junio Responder

    […] ocasiones, nos autoexigimos de manera desproporcionada. En otras, es el entorno el que nos arrastra como un imparable tsunami, […]

  • Laura
    Posted at 11:42h, 23 mayo Responder

    Que gran verdad Javier!
    Cuanta falta hace parar en esta sociedad tan frenética donde muchas veces lo único que prima son los grandes logros y la immediatez ….
    Como siempre, un placer leerte y escuchar tus sabias palabras….
    Un abrazo,
    Laura

  • María Columna
    Posted at 08:21h, 23 mayo Responder

    Buenos días Javier, agradecer incluso el hecho de respirar me conecta con el milagro de la vida.
    MUUUAAAAAAA

Post A Comment

Pin It on Pinterest

Share This
Example Dialog Text