¡Todavía puedes salvarte!

¡Todavía puedes salvarte!

¿Eres de los que no quiere perderse nada?

Todos vemos cómo  una y otra vez  muchas personas miran su teléfono móvil como si fuera un tic que no pueden evitar, casi cada minuto, con la ansiedad o el temor de perderse algo, cuando realmente se pierden “TODO” lo que está sucediendo en el aquí y en el ahora.

Por momentos parece que se da más importancia a lo que está al otro lado de esa pantalla, sin importar a través de que app o red social nos distraiga de nuestra vida, de la real, de la que vivimos, que a lo que tenemos al lado físicamente hablando.

La gente está más ausente, ya no se miran tanto a los ojos, apenas se escuchan y, por supuesto, en las reuniones familiares o de amigos siempre ves a alguien hablando, chateando o distraído con algo que no tiene que ver con esa reunión, así que sí, muchas veces vamos a reuniones pero nuestra mente está en otro lugar… El móvil ayuda a que eso ocurra. Si te das un paseo por cualquier terraza de cualquier ciudad podrás observar lo que estoy diciendo: son más los pendientes de su móvil que los atentos a las personas que tienen al lado, perdiéndose lo que está sucediendo en el presente.

¿Somos  conscientes de las horas que pasamos enganchados al móvil, de la dependencia que esto está provocando en los últimos tiempos? Pues eso es lo que sucede mientras la vida pasa delante de ti y a veces ni la ves…

Pero… Todavía puedes “salvarte”.

Cuando uno se da cuenta de lo que genera esa dependencia al móvil en nuestra vida, todo es mucho más fácil.

Te nombraré sólo 4 cosas que le suceden a muchas personas:

MIEDO: A perderlo, a olvidarlo en algún sitio, a que descubran mis secretos. Ah! No salgo de casa sin móvil… y si me lo dejo, vuelvo a buscarlo.

ANSIEDAD: Esa necesidad de mirar el móvil tantas veces no es muy sano. Espero una respuesta, una señal, siempre algo a través del teléfono. Esa espera a veces es angustiosa (y no entraremos en los conflictos que sigue creando el whatsapp y que todos conocemos.)

Eso es lo que se ha llamado el FOMO (Fear of Missing Out) y que podríamos llamar como MAPA, el Miedo a Perderse Algo, o el miedo a quedarse fuera sin enterarse…

DESCONFIANZA: Esto se ve sobre todo en las parejas “modernas” de hoy en día que tienen un mundo paralelo en sus vidas, uno en cada teléfono móvil. Estos están protegidos con contraseña, con huellas dactilares y hasta con su vida si fuera necesario… Cuántos chistes hemos recibido con este tema y cuánta razón llevan.

DISTRACCIÓN: Falta de atención y de concentración; está comprobado que muchas personas miran el móvil casi de forma compulsiva y con demasiada frecuencia, lo que les distrae constantemente de sus quehaceres cotidianos. Es el factor principal de la distracción y el mayor ladrón de la productividad.

Pensándolo bien, aún podemos salvarnos. Así que vivamos más  la vida real que tenemos y menos la digital, la que aparentamos tener o la que nos cuentan los demás.

 

¡Todavía puedes salvarte!
Vota este artículo

1Comment
  • María Columna
    Posted at 09:12h, 30 noviembre Responder

    Buenos días Javier, para mi las redes sociales y el móvil son una herramienta de trabajo y como tal las utilizo. Como otras muchas cosas no son las “cosas” si no “el como” es decir, de nuevo depende de nuestro interior.
    En muchas ocasiones incluso sirven para facilitarte el día a día e incluso la comunicación y de nuevo aqui entra la responsabilidad de cada uno y la educación y enseñanza de los adultos a sus hijos.
    Feliz semana Javier MUUAAAAAA

Post A Comment

Example Dialog Text