Un poco tarde…

huelga_general-29_m_sol-madrid-manifestacion-reforma_laboral_tl5ima20120329_0194_4

Es curioso observar cómo después de las elecciones ha surgido una voz de alarma entre los que hasta ahora se han mantenido en el poder y puede que del poder. De pronto parece que sus consciencias han despertado, se acaban de dar cuenta de que algo estaban haciendo mal.

Previamente se ponían medallas por lo bien que lo estaban haciendo. En vez de asumir responsabilidades, signo de liderazgo, todos sus esfuerzos estaban dirigidos a justificarse, a criticar, a mantener las cosas como están y alertar de los gravísimos peligros del cambio, asumiendo con prepotencia que sólo ellos tenían todas las respuestas a los problemas, tratando a los demás como ignorantes y pobres inocentes. La tan necesaria humildad, empatía y comprensión parecían ser vistos como signos de debilidad.

No soy ningún experto en comunicación, pero he impartido conferencias en diez países distintos sobre liderazgo, valores y desarrollo personal, lo que me ha permitido aprender algo al respecto, y  da verdadera lástima escuchar los mismos mensajes robóticos y sin alma dictados desde las jerarquías. Palabras que no nacen de las convicciones del corazón, sino repetitivos discursos prefabricados y leídos desde la protección de un atril, siguiendo la misma fiel línea y el orden preestablecido, no diseñados para reflexionar, sino para imponer sus obstinados criterios. ¿Quién puede sentirse identificado y comprendido?

Pero de pronto llega lo que tenía que haber llegado hace mucho tiempo: autocrítica, reflexión, análisis. Es lamentable que esa reacción tan sólo llegue después de la derrota ante la pérdida del poder y no antes.

Ahora parece que hay que reaccionar con urgencia, pero… ¿Pensando en el ciudadano o para recuperar el poder?

Da la sensación de que muchas medidas, aunque algunas puedan ser necesarias, han sido para explotar a la sociedad y así mantener los privilegios del estado y a sus dirigentes, parece que unos pagan y otros derrochan. Los líderes están para servir, no para servirse ni ser servidos, que es lo que algunos comportamientos intransigentes demuestran. Todo el mundo se ha tenido que apretar el cinturón, mientras los políticos parecían vivir ajenos a la realidad en un lejano planeta llamado indiferencia.

Duele ver cuando una gran parte de la sociedad sufre, quizás sea porque he tenido alguna ración en mi propia vida. Aunque puede que haya algo aún peor que es negar la evidencia o ignorar el sufrimiento ajeno, mirar hacia otro lado, mostrar  indiferencia ante el dolor y no ser capaz de sentir la más minina compasión. Estoy seguro de que no es así, pero por desgracia eso es lo que los políticos han transmitido a la sociedad.

Esa ha sido la sensación generada desde el poder, vanagloriándose de los supuestos logros ante el dolor de una gran parte de la sociedad, y ese dolor se magnifica cuando se defiende lo indefendible, se justifica lo injustificable, cuando no se asume la responsabilidad, se mira hacia otro lado y se culpa a los demás.

No soy de derechas, ni de izquierdas, ni de arriba, ni de abajo, no creo en los partidos, creo en las personas que me transmiten honestidad, dignidad, del que me transmite más coherencia, más nobleza, que es hacer el bien por naturaleza.

Tan sólo espero que quien gobierne tenga un mayor grado de humanidad, de empatía y de visión global. Quiero políticos que piensen en servir, no en servirse, que piensen en dar, no en recibir. Un gobierno cuya prioridad no sea defender ciertos intereses privados, sino que esté centrado en defender los derechos fundamentales de las personas, de todos nosotros, de los emprendedores, de las empresas, de todos aquellos que contribuyen a generar prosperidad, una mayor seguridad y un futuro más esperanzador.

Puede que esté soñando, pero son los sueños lo que mueven el mundo.  Por eso alzo la voz en defensa de los idealistas, de los emprendedores y soñadores que necesita el mundo. Presento mi admiración y reconocimiento a todos los que aspiran a superarse, a los que se arriesgan a descubrir sus límites a pesar de sus miedos, para dejar su legado en la humanidad.

Brindo por ellos con la esperanza, la ilusión y el deseo de que tú te conviertas en uno de ellos.

Un abrazo.

P.D.- Recuerda que si te suscribes en el blog recibirás mi eBook Las 5 claves de la fortaleza mental, además de tener información de todas las actividades que desarrolle a lo largo del año. Te espero ?

6 Comments
  • Mariluz
    Posted at 23:02h, 01 junio Responder

    Buenas noches Javier:
    Por fin! Me preguntaba cuanto tardarías en hacer algo parecido. Seguro que muchos comentarios habrás hecho dentro de un círculo mas o menos de confianza, pero me alegra que lances este desafío a los que te seguimos, pues mueves a mucha gente que seguramente tiene unos valores que están muy por encima de lo que corre actualmente Pero son unos valores dormidos, que necesitan un líder que los despierte, y lance un reto que nos haga razonar y participar. Está bien que no seas ni de arriba ni de abajo de la derecha ni de la izquierda, ni siquiera del centro, mientras que seas de donde que hay que ser . Tus libros pueden gustar y hacer muchas cosas buenas por la gente, pero si te implicas un poco en movernos,con sencillas palabras que hagan diana, será la gente la que pueda hacer las grandes cosas que hacen verdadera falta .
    Un abrazo.

  • Marga
    Posted at 13:32h, 01 junio Responder

    Hola, Javier, me han emocionado tus palabras…Creo que llega un momento que hay que saltar al ruedo, y actuar, si lo que ves todos los días no te gusta, ante la pasividad de muchos, la indiferencia de otros..y el regodeo” de unos pocos. Sobre todo en lugares pequeños esto se ve claramente y como dice E. Galeano, mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas…pueden cambiar el mundo y lo creo firmemente. No me interesan las siglas…, ni los sillones, sólo los objetivo marcados por el bien común, por los demás, por todos, algo que parece descolocar las mentes cuadradas que suelen tener el poder…Lo que no entiendo es la gente que está conforme con la situación claramente negativa, y siguen obstinados…con tanto miedo al más mínimo cambio , aunque este les sea favorable…desafiando toda lógica… En fin, tienes que entrar en el circo, si quieres cambiar algo…saltar a la arena y enfrentarte a los leones…Bueno tú lo haces de una forma muy bonita, inspirándonos en este camino sin retorno que es la vida…muchas gracias, por tu tiempo, Javier 😉

  • Trini
    Posted at 10:11h, 01 junio Responder

    Buenos días Javier!
    El sentimiento q has expresado en tu post de hoy, lo compartimos yo creo que el 100% de las personas, solo quiero matizar una cosa y es que hay muchos políticos que están por vocación, miles de alcaldes que ni cobran un sueldo y se enfrentan todos los días a solucionar los problemas de sus ciudadanos a pie de calle, lo digo así de rotundo porque lo he visto, vivido y los conozco. También hay políticos de todas las tendencias y de más alto nivel o cargo que trabajan por sus comunidades o por su país, pero lamentablemente han habido políticos y yo creo que de esos siempre los habrá como en cualquier empresa, que han aprovechado su cargo en beneficio propio y no en el del bienestar de los ciudadanos, esto ha hecho que los ciudadanos hayan dejado de creer en la clase política algo que produce mucha tristeza.
    Por otra parte algunos medios de comunicación se han dedicado a vender todo lo negativo y nada positivo lo cual ha producido una gran influencia en la gente, con esto no quiero decir que no tengan razón, pero desde mi punto de vista se ha exagerado muchas situaciones y actuaciones políticas porque existen intereses detrás de todo esto para alcanzar el poder….
    Habría mucho q hablar y analizar sobre este tema, aunque no dejas de tener razón

  • Maite
    Posted at 08:56h, 01 junio Responder

    Buenos días Javier, totalmente de acuerdo con tu comentario, creo que todo el mundo es consciente y siempre lo fue del talante de todo aquel que se mete en política, por lo menos los de aquí, lo triste es que mientras vivíamos el sueño de la opulencia, no nos importaba nada a que se dedicasen, pero en cuanto el castillo se ha venido abajo son todo lamentaciones. Yo, al igual que tú, soy de personas éticas y morales, por eso también pido que aparezcan los políticos dispuestos a ayudar al país y no a ponerlo de rodillas como hasta ahora. Tengo mucha confianza, lo digo yo., que he sufrido en mi sus decisiones y la situación en la que nos han metido, pero sí, tengo mucha confianza, aparecerá gente honesta, todo es cíclico.
    Gracias, que tengas un estupendo día.

    Maite

  • Isabel
    Posted at 08:34h, 01 junio Responder

    Muchas gracias Javier por expresar, tan bien, con tus palabras los sentimientos y emociones que tantas personas llevamos en nuestro corazón. Un abrazo.

  • María Columna
    Posted at 08:13h, 01 junio Responder

    Uffff!!! Tú te has adelantado!!! jaja Tu articulo semanal se ha adelantado una hora, parece que tenías ganas de expresarte claro y contundente y conforme lo leía me he dado cuenta que lo hacía en voz alta jajaja.
    Gracias Javier por soñar por y para la humanidad.
    MUUUAAAAAA

Post A Comment

Pin It on Pinterest

Share This
Example Dialog Text