24May
2015
Escrito a las 5:30 pm
PARTICIPA AQUÍ

PARTICIPA AQUÍ

Este pasado miércoles salía de casa en coche para dirigirme a Burgos a una conferencia en la Cámara de Comercio (conferencia en la que disfruté mucho con todo el público) y me ocurrió algo que vamos a llamar “interesante”… Tenía por delante cinco horas de coche, pero cuando llevaba menos de un minuto, entrando muy despacio en una rotonda, un mosquito se me metió en el ojo, lo cual hizo que se cerrase y perdiese la atención durante un solo segundo. En ese instante el coche que circulaba frente a mí dio un gran frenazo y, al volver a abrir mis ojos, me lo comí. Cosas que pasan. Yo perfecto. El coche no tanto…

Reflexionando sobre el poderoso mosquito y la que lió al final, una vez más llegué a la conclusión de la importancia que tiene mantener la atención en lo que de verdad es importante y, como en tantas ocasiones, dirigir nuestro enfoque hacia ello porque es lo que marca la diferencia en el resultado final.

Cuando hablamos de cambio, de transformación personal duradera, precisamente una de las claves es la capacidad de dirigir el enfoque y mantener nuestra atención hacía nuestros objetivos, nuestras metas, aquello que deseamos conseguir y los porqués, no hacia las preocupaciones y las excusas que siempre están disponibles.

¿Qué o quién es el mayor ladrón de tu atención? ¿Quién desvía tu atención de lo que realmente es importante? ¿Qué hace que tu mente se disperse y dirija su atención a las preocupaciones en vez de a las acciones para poner soluciones? Porque estoy seguro de que para ahora ya sabes muy bien que allá a donde van nuestros pensamientos, detrás va toda nuestra energía.

Así que pon el enfoque en tus prioridades, dirige tu atención hacia lo que sí quieres y realmente es importante, y no en aquello que temes o te preocupa.

Ten cuidado con los ladrones de sueños. El mundo siempre intenta robar nuestra atención de aquello que realmente merece la pena.

Un abrazo

P.D.- Si todavía no te has suscrito en mi blog, recuerda que puedes estar informado de mis próximos talleres y conferencias. Clicka sobre el botón y estaremos en contacto 😉

ICONOS_BOTONES-21

6 comentarios

001
María Columna
25.05.2015 a las 10:26 Enlace Permanente

Buenos días Javier, espero que estés totalmente repuesto del susto.
Hay algo que he aprendido últimamente y es a enfocarme desde el desapego, jajajja.
Es decir enfocarme, entrar en acción (“inspirada”, siempre que sé) y fluir sin estar pendiente del resultado.
Y hay algo que aún no consigo, y es encontrarle el punto a cuando me enfoco en algo que también depende de otra u otras personas, dónde está el límite entre “ser pesada” o seguir enfocada.
De nuevo gracias Javier por compartir tus reflexiones y que tengas una fantástica semana, MUUUUAAAAAAAAAAA

002
José y Virginia
25.05.2015 a las 16:24 Enlace Permanente

Nos alegramos de que estés bien, el mosquito y el coche son materiales y secundarios, dicen que Krisnamurti iba en el asiento trasero de un coche y tras un fuerte golpe el conductor y el acompañante se preguntan que ha pasado, a lo que Krisnamurti les contesta algo así: “estabais tan entusiasmados hablando sobre la atención y estar atentos, y habéis atropellado una cabra y no os habéis dado cuenta”, no se si será real la anécdota, pero cuantas veces creemos estar atentos y se nos pasan las mejores oportunidades…

Nos alegramos que estés bien, un abrazo de José y Virginia de huerta de jovi, donde ya sabes que tienes tu casa.

Un saludo

003
Inma
25.05.2015 a las 18:57 Enlace Permanente

Me alegro que estés bien Javier… A veces la vida nos pone en una tesitura inesperada, quizás para que seamos más conscientes de algo. Gracias por tus inspiradores textos. Abrazos!!

004
Mariluz
25.05.2015 a las 22:12 Enlace Permanente

Buenas noches Javier.
Lo primero y mejor, es que estés bien. No ha pasado de ser una anécdota amén del susto, (y los desperfectos).
En cuanto a que nada nos debe distraer de nuestros objetivos o pensamientos, te ha tenido que venir un mosquito, no a decirte que no te distraigas sino que precisamente es muy fácil hacerlo y no podemos controlarlo todo. Además se te puso en el ojo y muy difícilmente podías hacer otra cosa. Pobre mosquito! Perdona pero es que me pregunto que fue de él… realmente se merece un comentario de su protagonismo ya que de ahí viene una reflexión y conclusión que siempre pueden ser provechosas. Saludos . Mariluz

005
mariluz
25.05.2015 a las 22:20 Enlace Permanente

Yo de nuevo!
El mayor ladrón de mi atención no es nadie más que yo misma!
Otro saludo
Mariluz

006
Marga
26.05.2015 a las 17:16 Enlace Permanente

hola Javier; me alegro que no haya sido nada 🙂
El mayor ladrón de mi atención es la preocupación, se que a veces me preocupo demasiado y eso hace que pierda el enfoque y la paciencia…Hoy en dia hay muchos ladrones de tiempo, televisión, internet, prensa, gente tóxica, lo que más odio es perder el tiempo, de cualquier forma, sobre todo con gente que no aporta nada…el habla por hablar…cotilleos, etc. Sobre el mosquito, creo que escuché algo sobre un dicho africano del poder de lo pequeño…, dice algo así, sabrás el poder de lo pequeño si te pasas la noche con un mosquito en la habitación…!!!Pero también en positivo, el poder de una sonrisa…, gracias por tu tiempo, Javier 😉

Dejar un comentario

  • Suscríbete a mi Blog
    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario







    Dia      Mes      Año

    Introduce tu día y mes de cumpleaños para acordarme y felicitarte.




    la dirección de correo a la que llegarán los emails.






    Ver política de privacidad y aviso legal