03Nov
2014
Escrito a las 7:59 am

Generalmente, se dice que cuando escribes es mejor hablar desde la experiencia.

Son muchas y diversas las experiencias a lo largo de tantos capítulos del libro de la vida. Sin embargo, en algunas ocasiones, parece que algún capitulo se repite, y no es precisamente uno de los capítulos más deseados, sino uno que como el eco regresa para contarte lo mismo.

Ese capítulo es el titulado “soledad”. A veces estando literalmente solo, en otras ocasiones estando completamente rodeado de gente. Pero creo, y solo digo creo, que la soledad en muchos casos no depende de la compañía o la falta de ella, sino de la comprensión de nuestros estados emocionales.

Una de las más fuertes necesidades del ser humano es la necesidad de sentirse comprendido. Todos en mayor o menor medida lo necesitamos, porque es precisamente esa falta de comprensión la que genera la soledad o la frustración, mientras que la comprensión la ahuyenta y calma nuestro espíritu.

La soledad, como la mayoría de la emociones, no depende tanto de lo que sucede a nuestro alrededor, sino de lo que sucede en nuestro interior. Por eso es tan importante aprender, crecer y cambiar para ser más conscientes de lo que sucede dentro de nosotros y aprender a cambiar y tomar el control de esas situaciones lo más rápido posible.

Pero si te soy sincero, a veces la soledad  también me persigue escaleras arriba hasta mi habitación. En silencio se acuesta a mi lado, y aunque no la veo, su presencia está ahí, se siente y lo ocupa todo, llenándolo de vacío. En otras, se disfraza de luna, hipnotizándome con su luz.

Sin embargo, también sé que tal y como viene se va. Desaparece de igual manera que llegó, sin aviso previo, como las amenazantes nubes de tormenta que tras de si dejan paso al sol, llenando ese vacío con sus cálidas caricias sobre la piel, susurrando secretos en forma de suave brisa. Podríamos decir que la soledad se va cuando llega la comprensión.

Supongo que eso es la vida: son emociones, son momentos, son los contrastes necesarios para saber distinguir y apreciar las cosas buenas.

Así que no estás solo, porque te comprendo  🙂

PD: Sólo estaba pensando en voz alta bajo la luz de la luna.

Recuerda que el próximo 8 de noviembre estaré en Barcelona y el 22 de noviembre en Madrid impartiendo mi primer taller abierto al público. Si quieres asistir, visita www.rumboaunnuevodestino.com para adquirir tu entrada.

descarga (2)

 

6 comentarios

001
Mayca
03.11.2014 a las 11:05 Enlace Permanente

Felicidades Javier por tu sincera emotividad.

La verdad que desde que pongo en practica la empatía emocional,reconozco que me llega una información extra de las personas y este articulo lo confirma,transmite sincero sentir y eso siempre es bueno para todos.

Cierto es que de soledad yo tengo un” master de experta” (jaja) y ha sido el esfuerzo y trabajo diario de introspección,querer comprenderme a mi y al mundo……………….lo que ha hecho hacerme ” amiga” de mi soledad a la que ya le tengo cariño,respeto y a la que busco de vez en cuando sin dejar de lado el mundo que tiene personas que tanto me aportan y me hacen sentir como es tu caso Javier.

Gracias.

Un comprensivo abrazo y feliz día¡¡¡
Mayca

002
Karen
03.11.2014 a las 13:11 Enlace Permanente

Parece que siempre llegan las palabras necesarias cuando uno lo necesita … Muchas gracias por compartirlo … Bajo la luz de la luna nos encontramos …

003
Marisa
03.11.2014 a las 13:26 Enlace Permanente

Soledad, en compañía es terrible, sin compañía … Fortalece aun siendo duro! Enseña otra manera de vivir, de apreciar, de sentir …..
Gracias de nuevo por tus palabras Javier, siempre aprendo algo !

004
Mª Dolores
03.11.2014 a las 17:58 Enlace Permanente

Hola Javier: Me ha encantado como has transmitido tus emociones,eres una persona con una enorme sensibilidad,y yo te comprendo ,se como te sientes.Soledad es lo mismo que estar rodeado de gente y sentirte solo.No hay compañía emocional solo física pero a los humanos no nos importa tanto la compañía física si no la emocional.Si no eres comprendido y nadie te entiende te sientes solo.Aunque la soledad elegida puede ser terapéutica.Abrazos.

005
Marga
04.11.2014 a las 16:24 Enlace Permanente

Hola, inspirador, como siempre, para mí hay varios tipos de soledades, la buscada; la no buscada, otra es sentirte sólo aún estando en compañia, y es triste, pero la más terrible es esta, según Séneca; “La soledad no es estar sólo, es estar vacío…” Bueno también hay otra que dice: Quien sabe estar consigo mismo, nunca está sólo”…Y yo digo; quien sabe escribir…tampoco!!!Buena semana a todos! 😉

006
gloria
11.11.2014 a las 14:08 Enlace Permanente

Se que todo lo que haces, y sobretodo las palabras llegan pero uno no puede ahora mismo ir a Madrid y aprender aunque es un trabajo diario por carecer de medios , cada día busco a través de infojobs el trabajo que ya por descontado no se consigue en el inem y por consiguiente ni estoy apuntada, mientras que leo tu obra la escribo y hago una introspección leo .
pero se que todo cuanto dices es verdad aunque tengo que encontrar ese punto

Dejar un comentario

  • Suscríbete a mi Blog
    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario







    Dia      Mes      Año

    Introduce tu día y mes de cumpleaños para acordarme y felicitarte.




    la dirección de correo a la que llegarán los emails.






    Ver política de privacidad y aviso legal