Robin Williams

Esta vez es alguien muy conocido y se ha dado a conocer, pero es como una plaga oculta, una realidad que se esconde a la sociedad, un tema casi tabú.

Es muy duro tener que ser gracioso, cuando estás roto por dentro. Tener que aparentar que todo está bien, esconder tus verdaderas emociones, taparlas para que no se vean,  cuando en realidad  los conflictos emocionales internos te queman como el fuego y  van arrasando el interior.

Vivir con la incongruencia de aparentemente tenerlo todo de cara al exterior,  y sentirse vacio por dentro. Es duro vivir con la enorme contradicción de tener éxito externo y sentirse fracasado internamente, sentirse vacio. Es la diferencia entre como nos vemos a nosotros mismos y como nos ven los demás. Pero la realidad es que en demasiadas ocasiones el éxito sin plenitud genera una maquiavélica sensación de fracaso interior.

No nos han enseñado a manejar nuestras emociones. Nos han enseñado y enfocado solo hacia los resultados. Con la inocente creencia que si obtenemos ciertos resultados, si tenemos éxito todo los demás estará perfecto, pero no hay nada más lejos de la realidad, porque la vida se divide en muchos pequeños compartimentos que forman un todo.

La pregunta sería ¿Que es lo que buscamos?, ¿Que es lo que más nos llena y da significado a nuestra vida?

Esa es la clave, el secreto que cada uno tiene que encontrar, y no está enterrado en una lejana isla, cada uno lo lleva en su interior. Aunque en parte, la respuesta a esas claves y los factores que llevan a una vida más plena, una vida de sentido y propósito, son la constante evolución y desarrollo personal, ya que son uno de los mayores generadores de satisfacción, debido a que el progreso personal se transforma en felicidad.

Otro de los factores es la contribución, salir de uno mismo, marcar la diferencia en la vida de alguien o en la vida de los demás. Saber que porque vives alguien puede vivir mejor, porque entonces eres importante para otros y para el universo. Es comprender que la vida no es sobre ti, es sobre los demás, que lo más valioso que recibes viene de aquello de das. Esa contribución es el factor clave de la plenitud interior.

Esto no es una respuesta ni una certeza absoluta, es tan solo una pequeña reflexión.

Descansa en paz Robin

Javier Iriondo

 

5 comentarios

001
jesica arias
13.08.2014 a las 21:31 Enlace Permanente

Muy buena reflexion. Desde el coaching siempre hablamos de la congruencia entre hacer, decir, pensar, sentir… eso lleva indefectiblemente a la CONGRUENCIA DEL SER. Cuando seamos honestos con nosotros mismos, lograremos encontrar el sentido, nuestro faro, nuestra guia… encontrar el fluir sin FORZARNOS en mantener una apariencia que no nos da plenitud. Gracias colega!

002
guiselle
13.08.2014 a las 22:12 Enlace Permanente

Tienes toda la razón, pero que ocurre sí se nos.viene encima lo que para muchos no es la debilidad para otros sí q es la depresión….. Sentirse vacío x dentro pero x fuera mostrar la fuerza el coraje y la alegría q cada uno pueda contagiar a los demás… Es trizte pero muy cierto

003
M CARMEN ELETA
14.08.2014 a las 11:47 Enlace Permanente

Me gusta la reflexión, cuantos nos sentimos de esa manera: Tener que aparentar que todo está bien, esconder tus verdaderas emociones, taparlas para que no se vean, cuando en realidad los conflictos emocionales internos te queman como el fuego y van arrasando el interior.
Y MUCHO MAS DIFÍCIL PARA ESTE SECTOR DE PERSONAS QUE SE DEDICAN A HACER REIR A LOS DEMÁS.
Gracias Javier

004
José E Hueso
15.08.2014 a las 08:25 Enlace Permanente

En efecto Javier

Y es que la sociedad no nos enseñan a vivir, a escuchar como camino para conocer la vivencia del otro, a dialogar no como suma de dos monólogos, si no como intercambio de experiencias, buscando la síntesis de ambas, tampoco nos enseñan a conocernos a nosotros mismos, tal y como aconsejaba el oráculo de Delfos, así vamos, sin conocernos, sin conocer a los demás y sin saber cómo relacionarnos.

Sin embargo el mundo te exige fuerza y éxito para tomarte en serio, para que seas visible y sacamos fuerza de donde sea, como decía Chaplin “Para hacer reír de verdad tienes que ser capaz de coger tu dolor y jugar con él”, pero a costa de qué, de retirar tierra de nuestros pies para construir esas fachadas de glamour que pide el público, para poder tener amigos y que la familia no te de la espalda. Vaciamos la tierra que pisamos, para construir castillos en el aire, homologados por una sociedad ávida de un glamour que sólo llena por un fugaz instante el vacío de cada espectador. Cuando te das cuenta estas pisando barro, el suelo se te hunde, te unes tu y los castillos en el aire que has construido para que te tomarán en serio, para poder ser visible por un instante.

Nos prometen la felicidad una vez alcances unos objetivos, y somos capaces de pisar cabezas para lograr el ansiado objetivo, dejar a un lado al amigo caído, mirar a otro lado cuando el compañero de viaje tropieza. Nada ha de impedirnos llegar al estatus deseado, pero una vez alcanzado viene la sorpresa, algo falla, el éxtasis de llegar a la meta fue demasiado breve, nos propondremos nuevas metas para solo descubrir nuevas insatisfacciones.

Tal vez en algún momento nos acordaremos de aquellos pequeños momentos que vivimos libres de ansiedades, cuando aún no teníamos hipotecado el futuro en esperanzas que no llegaron, cuando sabíamos apreciar el instante, sin que nos pesará el pasado o nos ataran futuros fantásticos. Tal vez nos acordemos de aquellos amigos que dejamos por el camino con los que llegamos a vivir esos momentos mágicos, y que dejamos atrás por buscar el glamour, la dureza y el éxito que la sociedad te exige para tomarte en serio.

Tal vez nos acordemos de esas personas a las que retiramos nuestra mirada por que no nos aportaban en nuestro viaje al éxito, ya no hay vuelta a tras, pero si hay nuevas personas que surgen en el camino, la pregunta, la prioridad es: apreciar y hacer lo correcto en cada momento, aunque aparentemente retrasamos nuestros planes o seguimos apartandonos de las personas queridas cuando no podemos sacarles provecho inmediato.

José Enrique Hueso

http://joseenriquehueso.blogspot.com.es/?m=1

005
adriana
17.08.2014 a las 19:51 Enlace Permanente

Que dificil es entender la mente humana.

Dejar un comentario

  • Suscríbete a mi Blog
    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario







    Dia      Mes      Año

    Introduce tu día y mes de cumpleaños para acordarme y felicitarte.




    la dirección de correo a la que llegarán los emails.






    Ver política de privacidad y aviso legal