Javier Iriondo: encuentra tu propósito de vida

Cómo encontrar tu propósito de vida

Todo el mundo quiere ser alguien, quiere sentirse útil, creer que su vida importa. O dicho de otro modo: encontrar su propósito de vida. Llevados por la frustración, algunos utilizan equivocadamente la violencia para llamar la atención, causar respeto o sentirse relevantes. Y en realidad están provocando el efecto contrario. Otros procuran encontrar su sentido buscando el reconocimiento de los demás a través de la fama o la fortuna.

Para alcanzar tu propósito de vida empieza por ser una mejor versión de ti mismo

 

Lo cierto es que encontramos ese propósito de vida y sentido cuando decidimos ser mejor de lo que somos; cuando progresamos y mejoramos cada día como seres humanos; cuando elegimos ser una influencia positiva en el mundo ayudando de alguna manera. Cuando contribuyes y aportas tu grano de arena (por simple y humilde que sea) para hacer de este mundo un lugar más humano. Solo de ese modo, un día podrás mirar atrás y sabrás que, gracias a ti, alguien ha vivido mejor (puede ser un hijo, un amigo o un desconocido).

 

¿Conoces a alguien así? #FelizJueves

Una publicación compartida de Javier Iriondo (@jiriondo1) el

 

Y aunque sea una sola persona, ese hombre o esa mujer habrá tenido una nueva oportunidad y logrará levantarse porque alguien iluminó su vida en medio de la oscuridad.

Tú puedes ser esa clase de persona. Busca tu propósito de vida.

¿Cuál es el tuyo? Déjamelo 👇 en la zona de comentarios 👇.


Recuerda que puedes suscribirte GRATIS en mi blog para recibir contenido exclusivo en torno al coaching y el desarrollo personal. Por supuesto, tendrás también la posibilidad de saber con anticipación cuándo serán mis próximos talleres y conferencias. Espero que guste y que pueda aportarte cierta claridad a esa eterna confusión que muchas veces genera simplemente el vivir. ¡Te espero!

Suscríbete en el blog de Javier Iriondo

1Comment
  • maite de lucas
    Posted at 21:07h, 20 febrero Responder

    No necesariamente el dolor enseña, el aprehender de lo humano puede asomarse a nuestro ser, flotando como pluma en el aire, pero, muchas, quizás demasiado amenudo, lées trazos de seres, que nos comparten sus esencia de sabiduría, porque, recorrieron el camino de la noche sin luna. Después, más pequeños de egoidad y mucho mas grandes de espíritu reconocieron en sus pupilas el color del amanecer, y supieron como descrivírnoslo, para navegar éste óceano, en el barco de la esperanza. Gracias Javier

Post A Comment

Pin It on Pinterest

Share This
Example Dialog Text