El mundo ha perdido hoy a un personaje histórico, alguien que ha transcendido en vida y un ejemplo para la humanidad.

Cuando hablamos de liderazgo, hay una serie de nombres que siempre vienen a mi mente, como Nelson Mandela, Mahatma Gandhi, María Teresa de Calcuta, Martin Luther King, todos ellos han sido verdaderos líderes, o más bien héroes, personajes ya históricos que transcienden en el tiempo, personas que han marcado una época y han dejado huella, y no por lo que acumularon en sus vidas, sino por su contribución a la humanidad, por su humildad, por servir, por su visión y por dar su vida por una causa justa.

Fueron 27 los años los que  “Madiba” pasó en la cárcel, casi 10.000 días encerrado en una minúscula celda;  27 años robados de una vida, y aún así, su grandeza hizo que su reputación creciese incluso en la cárcel, porque nunca doblegaron su corazón,  ya que su sueño, su visión y su indomable compromiso de luchar por la libertad de su pueblo y un mundo más justo, alimento su alma guerrera, pero pacífica, no solo para cambiar la historia de Sudáfrica, sino para pasar de ser un presidiario a ser presidente de Sudafrica, y ejemplo de humanidad para el mundo.

Creo sinceramente que Nelson Mandela, es el mejor ejemplo de la enorme importancia del perdón.

»El perdón es el ingrediente fundamental para curar, para apa­ciguar la mente y el  corazón. Cuando no se cierran las cicatrices del pasado con el perdón, la mente vuelve a revivir una y otra vez esos momentos de dolor, y el sufrimiento se convierte en nuestro indeseado compañero de viaje, reviviendo una y otra vez, absurda­mente, la angustia de otra época.

Si no se perdona, ese sufrimiento puede llegar a ser crónico y convertirse en odio, el peor de los sentimientos del ser humano. El odio termina destrozando nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestra vida, ya que el odio es como el fuego: cuando no se apaga lo consume todo.

»La falta de perdón ha alimentado rencores ancestrales; ha pro­vocado guerras, ira y dolor, transmitiendo el odio a nuevas gene­raciones, que han aprendido a odiar, privándose de sus mejores recuerdos, de su presente, su alegría, su paz y su futuro, destruyen­do sus vidas y las de otros por no ser capaces de perdonar al permanecer anclados al pasado.

»Arrastramos nuestros problemas desde el pasado al presente cuan­do no somos capaces de perdonar. El odio genera sufrimiento y surge por la falta del perdón. Es el sentimiento más inútil y venenoso de la humanidad, ya que sólo hace sufrir al que odia, mientras el odiado tal vez ni siquiera es consciente de que es odiado, por eso hay que des­terrarlo, ya que el que odia es el único que sufre en esta ecuación.

El perdón es aceptación, es bondad y compasión, es el gene­rador de la paz. El perdón equivale a enterrar el corrosivo equipaje de las heridas del pasado para abrir las puertas de un nuevo presen­te.

Mandela comprendió mejor que nadie la importancia del perdón, y no solo lo comprendió, lo aplicó, y  tras 27 años de prisión, no se quedó anclado en el pasado, sabía que el pasado no determina el futuro,  fue capaz de perdonar y avanzar en paz hacia un futuro mejor y transcender en su tiempo, dejando su legado para la historia, siendo el mejor ejemplo de humanidad para la humanidad.

Dijo Mandela  – “Mientras salía por la puerta de la cárcel hacia la puerta que llevaba  a mi libertad,  sabía que si no dejaba mi amargura y el  odio atrás, todavía sería un prisionero” -Nelson Mandela

Gracias Madiba, descansa en paz.

Javier Iriondo

2 comentarios

001
Maria Amparo
06.12.2013 a las 12:30 Enlace Permanente

Javier la verdad que es una gran perdida y deberíamos aprender mucho de el. Saber perdonar no es nada fácil. Un gran personaje histórico se ha ido, uno muy grande. Que descanse en paz.
Tienes un blog estupendo y me encanta.
Un saludo y feliz fin de semana.

La Chef de mi cocina

002
Javier Iriondo
06.12.2013 a las 12:35 Enlace Permanente

Gracias a ti por compartir tus palabras.
Un abrazo
Javier

Dejar un comentario

Pin It on Pinterest

Share This
  • Suscríbete a mi Blog
    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario







    Dia      Mes      Año

    Introduce tu día y mes de cumpleaños para acordarme y felicitarte.




    la dirección de correo a la que llegarán los emails.






    Ver política de privacidad y aviso legal