22Feb
2012
Escrito a las 4:53 pm

En la vida, cada día nos enfrentamos a todo tipo de situaciones y circunstancias, algunas positivas y otras negativas.

Sin embargo cada uno de nosotros somos responsables de cómo reaccionamos ante esas  mismas circunstancias, y aquí es donde encontramos dos clases de personas. Unos se resignan ante esas circunstancias,  sintiendo  que no tienen ningún poder sobre ellas. Pero si culpamos de todo a las circunstancias, estamos dando todo nuestro poder interior a algo externo, convirtiéndonos en víctimas de las circunstancias.

Siempre tenemos dos opciones, podemos sentarnos a esperar que las circunstancias cambien, pero entonces dependemos de los demás y del entorno,  o podemos asumir nuestra responsabilidad y capacidad para influir en nuestras circunstancias y reaccionar de manera más constructiva.

En ambos casos las circunstancias son las mismas, no es una cuestión de cómo te trata la vida, sino de cómo respondes ante los acontecimientos. Las dificultades siempre aparecerán, sin embargo  es nuestra fortaleza mental y emocional,  la que determinará la duración y el  grado de impacto de dichos eventos.

La gente que avanza en este mundo es la que persigue y  busca las circunstancias que desea y si no las encuentra las crea. No podemos controlar las circunstancias, pero SI nuestra actitud ante ellas, si como nos enfrentamos a ellas.

Como decía Viktor Frankl, al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa “La última de las libertades humanas”, la capacidad de elegir la actitud personal ante un conjunto de circunstancias. Lo importante no es lo que ocurre, si no como reaccionamos, nuestra actitud ante lo que ocurre. Cualquier hombre puede en cualquier circunstancia decidir lo que será de él, mental y espiritualmente. Ese es nuestro verdadero poder.

 

 

Dejar un comentario

Pin It on Pinterest

Share This
  • Suscríbete a mi Blog
    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario







    Dia      Mes      Año

    Introduce tu día y mes de cumpleaños para acordarme y felicitarte.




    la dirección de correo a la que llegarán los emails.






    Ver política de privacidad y aviso legal